Gazpachos al fuego

Preparando los gazpachos a la lumbre en Los Chispos./Martínez Bueso
Preparando los gazpachos a la lumbre en Los Chispos. / Martínez Bueso

Los Chispos sigue manteniendo su plato estrella como principal reclamo del restaurante, junto al arroz caldoso

SERGIO GALLEGO

La constancia y el saber hacer han propiciado que pocos aficionados a la gastronomía no relacionen el gazpacho yeclano con el restaurante Los Chispos. Es casi una misma cosa, aunque ofrezca una carta bastante variada para que los clientes más asiduos no se aburran del guiso con torta y puedan seguir disfrutando de la buena cocina del restaurante.

El local dispone de dos zonas diferenciadas: zona de barra con mesas y una televisión para ver las noticias mientras comes, y un amplio comedor para quienes prefieran mantel de tela y una carta más extensa. Hueva, jamón y quesos; habitas con foie, pulpo a la brasa, calamar a la romana, dorada a la sal, rodaballo o bacalao sobre lecho de tomate, cabrito a la brasa, entrecot, chuletón o solomillo al foie son algunos de los platos que complementan los codiciados gazpachos. Pero también hay arroces -por encargo de verduras, marisco, bogavante o conejo con caracoles- en lo que podríamos llamar la segunda especialidad de la casa.

El servicio es cercano y arrebatado en ocasiones por la cantidad de clientes que llegan a la misma hora. Como anécdota, mientras el camarero me está tomando la comanda, otro interrumpe sin mediar palabra para preguntarle bruscamente dónde se puede sentar un grupo de cuatro comensales sin importarle que el primero no haya terminado conmigo y sin pensar que a veces, sea quien sea, debe esperar treinta segundos para ser atendido correctamente.

Los Chispos. Yecla

Dónde:
Polígono industrial La Herrada. Carretera Yecla-Villena, km 3
Precio:
Plato de gazpachos, 11,80 euros. A la carta, unos 30 euros.
Horario:
Cenas solo viernes y sábados.
Teléfono:
968 752 064

Antes de empezar con el gazpacho pruebo la receta ganadora de la última ruta de la tapa de Yecla, que no es más que un bacalao con verduras en tempura sobre lecho de tomate frito. Una combinación que no puede fallar si el punto del pescado lo respetas, como es el caso.

Continúo con media ración de verduras en tempura con miel de caña crujientes y pegajosas. Es curioso cómo este plato está dejando la primera línea de las cartas y casi se ha convertido en un clásico cada vez más sustituido por el tartar.

El típico queso frito con tomate del Altiplano lo resuelven en Los Chispos de una forma muy sugerente, al ofrecer queso fresco rebozado en forma de lingote cilíndrico que al morder descubre el queso fundido del interior. Viene con una salsa de tomate para sopar a cada bocado, redondeando el plato.

El arroz caldoso es una delicia. El sabor difiere de los gazpachos, aunque la similitud en el aroma está más que presente. El único contratiempo es que el arroz está pasado de cocción, ya que en vez de esperar yo al arroz, me ha esperado él a mí.

Y, por fin, el gazpacho. La presentación es impresionante. En una fuente de tamaño considerable llegan los gazpachos sobre una torta previamente tostada al fuego que se va blandeando poco a poco, por lo que a cada cucharada voy rascando de la torta para hacer más contundente el bocado. Pero ojo, no debemos empujárnosla entera, ya que es fundamental dejar la suficiente torta para terminar el ritual de poner una anchoa, un poco de miel y enrollar la masa en una especie de mini rollito de gazpachos con anchoa.

El sabor de los gazpachos es delicado y elegante, con una buena carga de tropezones de carne de caza, pimientos rojos y caracoles. Un toque ahumado, casi tostado de la propia torta y unas guindillas, aceitunas y cebolleta fresca para acompañar al contundente plato. De postre, piña con helado de coco y un flan de queso y caramelo casero muy agradable. En definitiva, un homenaje culinario de esos que nos gusta darnos los días de frío y de lluvia en un restaurante que lleva varios lustros siendo un referente del gazpacho yeclano a la lumbre en la Región.

 

Fotos

Vídeos