Fascinación por la ciudad

El cacereño Manuel Vacas, ayer, en Chys. / G. CARRIÓN
El cacereño Manuel Vacas, ayer, en Chys. / G. CARRIÓN

Escenas urbanas de Toronto, Tokio y Murcia donde el artista busca que el espectador sea libre imaginando su propia historia

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

La pintura de Manuel Vacas (Cáceres, 1961) es lo que uno cree, dice el cronista de la vida artística de Murcia, Pedro Soler. Y no puede decirse lo contrario. En la galería Chys, la más antigua de Murcia -atrévanse los que no lo han hecho aún a cruzar la puerta de esta suerte de habitación acomodable para artistas que ha sido el local de Chys en la calle Trapería- ha colgado 16 obras relacionadas con escenas urbanas de lugares donde ha puesto los pies el viajero y que el artista, con su mirada, ha transformado en porciones de arte.

Manuel Vacas. 'Urban Mode'

Dónde
Galería Chys. Calle Trapería, 11. Murcia.
Cuándo:
Hasta el 30 de noviembre.
Horario:
De 10 a 13.30 y de 17.00 a 20.30 horas.
Acceso
libre.

La capacidad de Manuel Vacas para rendir queda demostrada en esta aventura, que se inauguró ayer, justo un día después de clausurarse una muestra del grupo de creación Trazo6 (integrado por María José Caride, Manuel Laguna, Carlos Menéndez y el propio Vacas) en la galería Léucade, «muy curiosa porque estaba dedicada al ladrillo, un elemento muy humilde de la construcción, que hemos tratado de elevarlo a obra de arte en treinta piezas». La particularidad, en ese caso, era que la pintura figurativa estaba realizada sobre ladrillo. Pero, además, el próximo miércoles se inaugura en el Real Casino de Murcia otra colectiva del grupo Trazo6, con el apoyo de la Consejería de Familia, y con el maltrato como leitmotiv. En esa colectiva -del 14 al 30 de noviembre- se reunirán 20 obras en formato grande alusivas a esta lacra. En Chys, en cambio, el trasfondo es la pintura urbana, la ciudad como protagonista, como objeto de deseo y como mito al mismo tiempo. Porque, según Vacas, ofrece un escenario de vida único. «Lo que me ocurre es que en ellas veo cuadros por todos sitios, para mí es un entorno fascinante. Lejos de pensar que es un lugar opresivo, las ciudades, si las ves bien y si sabes disfrutarlas, son lugares encantadores, con decenas de escenarios sugerentes donde se produce vida y comunicación. Ese es el punto de vista que intento mostrar, captando escenas aparentemente normales, porque para mí donde más vida y felicidad se obtiene es en cosas sencillas».

Con cámara en ristre

Además, Vacas vive en el centro de Murcia, y no participa con su obra en esa absurda dicotomía entre lo rural y lo urbano. «Por supuesto que no, hay gente a la que le agobia esa parte que a mí me gusta de la vida en las ciudades. Lo mío es válido, y lo de esa gente también. Hay gente que ama la naturaleza y la tranquilidad, que huye del ruido, y también lo comprendo. Porque hay muchos sitios donde se puede vivir y disfrutar. Yo solo le saco partido a la ciudad y a su parte positiva, sin despreciar otras formas de vida. Y que conste que también voy al campo y al mar».

La exposición de Chys estará abierta hasta el 30 de noviembre. Manuel Vacas ha elegido en esta ocasión escenarios urbanos relacionados con ciudades a las que ha viajado. «En mi proceso creativo ha influido la fotografía. Y suelo salir a la calle con cámara fotográfica para buscar escenas que me interesan». No pinta sobre las fotos, sino que recrea, con una intención post impresionista, las calles de Toronto, Tokio o Murcia. El hilo conductor es la ciudad, y le interesan, por ejemplo, los escaparates, «la geografía urbana con historia». Escenas que cuentan. «No conozco a los personajes. Por ejemplo, alguien que va en bicicleta. Pero esas cosas me resultan atractivas, y me interesa que el espectador vea en cada escena que yo robo su historia».

Sus obras tienen títulos, pero no le seduce realmente la idea de titularlos, «porque lo que me interesa de esas escenas efímeras es que permanezcan en quien las ve para siempre». Sin acento ya extremeño, Vacas se deshace en elogios hacia Murcia, «de donde me siento de corazón». Aquí ha hecho carrera como artista, sin más alarde que vivir de lo que más disfruta.

«La epidermis de la pintura»

«La pintura de Manuel Vacas está llegando a un equilibrio entre concepto y sentimiento, a una síntesis de su propia síntesis. Su arte te atrapa (...). Nosotros, los simples espectadores de estos paisajes, debemos procurar no quedarnos en lo externo, en la epidermis de la pintura. Hay que intentar penetrar en la envolvente melancolía que eleva el clima sentimental del cuadro, en la dilatación poética que llega a inundar cuanto toca».:: SOFÍA MARTÍNEZ

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos