Espiricom: «Lo contrario de ortodoxo no es caótico»

Alfonso Alfonso y Fran del Valle son Espiricom. /susana lópez / ana gómez
Alfonso Alfonso y Fran del Valle son Espiricom. / susana lópez / ana gómez

El nuevo proyecto de Alfonso Alfonso estrena disco este sábado en Murcia, un 'Trapezoide' que suena a disidencia

JAM ALBARRACÍN

Tras 20 años en activo y una decena de discos publicados, Schwarz, una de las bandas más vanguardistas que haya habido en Murcia, dijo adiós. Y su fundador y baluarte, Alfonso Alfonso, se fue con la música a otra parte, concretamente a Artificiero, en su vertiente más electrónica, y Espiricom -junto con Fran del Valle (Perro)-, con la que hereda su visión esotérica de la vida -y por extensión de la música- y con la que mañana estrena su primer álbum, un 'Trapezoide' que no solo se aleja de los estándares, sino de la propia disidencia conocida. Esto sí es underground.

Espiricom

Cuándo
Sábado 18, a las 22.30 horas.
Dónde
Pub La Yesería. Murcia
Cuánto
8/10 €

-'Trapezoide' busca la asimetría, la heterodoxia, la disidencia. ¿Qué tiene de malo el orden, digamos, simétrico o natural?

-Nuestro cerebro está diseñado para buscar simetría y patrones reconocibles y allí donde no los encuentra los construye. Este es el orden natural, la forma en que hemos sido psicológicamente programados por una evolución de miles de años. En cambio, revertir este patrón es un acto de autoafirmación y, a falta de mejor palabra, de empoderamiento. Es una gimnasia para el yo. El trapezoide es por tanto un símbolo de esta voluntad de construir una psicología propia tan fuerte e individual como sea posible. Y este ha sido siempre el camino del disidente y el hereje. Todos queremos ser aceptados, pero lidiar con el rechazo e incluso buscarlo activamente en según qué ocasiones es indispensable para construirse. Eso es algo que como músico underground conozco de primera mano.

-En sus canciones, no obstante, sigue habiendo un componente de repetición, de trance. Y también de cierta melodía, de orden. ¿No es contradictorio?

-Lo contrario de ortodoxo no es caótico sino heterodoxo. No tengo ningún problema con el orden, siempre que, en la medida de lo posible, esté regulado por uno mismo y no sea una imposición externa. Y aquí entran otros conceptos como consciencia o responsabilidad de los que sería demasiado extenso hablar aquí. Pero por supuesto que hay orden en la música de Espiricom, no es un proyecto 'free-form'. Como también hay trance, que es una poderosa herramienta de desprogramación psicológica.

-¿Para la canción 'Rubaiyat' han seguido las formas y temáticas de los poemas de Omar Jayam (hedonismo, erotismo, individualismo, nihilismo)?

-'Rubaiyat' está efectivamente basada en la obra de Omar Jayam. La letra son versos suyos e incluso la música tiene cierto aire orientalizado. Jayam es un disidente del islam, porque muchos de sus temas (los que citas) se alejan de la ortodoxia y la corriente dominante e incluso chocan con ella. Esta es una de las principales razones por las que me interesa. La otra es, evidentemente, su propia obra.

-Está claro, ya desde los tiempos de Schwarz, que le interesa el esoterismo. ¿Le ayuda a entender el mundo? Y en ese caso, ¿es buena idea tratar de entenderlo?

-Me ayuda más bien a entender mi mundo y sobre todo a construirlo de acuerdo con aquello que yo creo que debería ser, algo de lo que todavía estoy muy lejos.

Sin miedo a la luz

-Además de psicodelia, rock y electrónica, hay un componente notable de música oriental en el disco. ¿Qué le interesa de esta música?

-Bueno, hay una vertiente estética, otra cultural y otra musical en mi interés por las músicas orientales. En la puramente estética tiene mucho que ver mi amor por la psicodelia, que siempre ha sido un género muy dado a exotismos de todo tipo. La parte cultural proviene de que yo no puedo obviar que esta ciudad, en la que llevo viviendo toda mi vida, fue fundada por los árabes. Es en cierto modo una forma de enraizar lo que hago pero siempre con la heterodoxia como bandera. En cuanto a la vertiente musical, como autodidacta proveniente de la cultura punk, me fascinan estas formas musicales, estas escalas y estos requiebros que suenan tan extraños a oídos occidentales.

-Desde luego 'Trapezoide' no es un disco amable. Al menos formalmente.

-Nada de valor se consigue sin esfuerzo.

-¿Qué ideas recorren su mente cuando escribe temas como 'Rayo de Oriente'? Esa canción parece inspirada por el mismo apocalipsis.

-'Rayo de Oriente' es una canción de la que me siento especialmente orgulloso. Es una invocación, una suerte de goecia y como tal tiene oscuridad, luz y trance. No hay que tener miedo a la oscuridad ni tampoco a la luz, que es algo que la gente teme con más frecuencia sin darse cuenta.

-¿El final de esa canción, sin embargo, es el sonido de un 'nuevo amanecer'?

-Es una recapitulación, una reafirmación y una aceptación.

-¿Considera que hay esperanzas de una evolución social que haga de este un mundo más justo?

-La única evolución que puede lograr un mundo más justo es la individual. La sociedad en la que vivimos no es producto de una civilización alienígena, la hemos construido nosotros. Si está llena de injusticia y violencia es porque somos injustos y violentos. En tanto no surja un nuevo ser humano con unos valores diferentes poco se puede hacer. Ahora bien, las cosas se construyen de dentro a afuera y de abajo a arriba. Así que estaría bien empezar por uno mismo y conducirnos con una ética diferente en nuestro entorno más cercano.

Temas

Murcia