«El colofón de una buena comida es un buen postre»

Los maestros pasteleros Joaquín Ramos y Andrés Mármol, con su última creación 'Crúzate al chocolate'. / nacho garcía / agm
Los maestros pasteleros Joaquín Ramos y Andrés Mármol, con su última creación 'Crúzate al chocolate'. / nacho garcía / agm

R. M. MURCIA.

Conocer el chocolate, confesó el maestro pastelero de la confitería La Gloria, en El Palmar, Andrés Mármol, ha sido uno de los aciertos de su vida. Su obrador ha cumplido ya treinta años confeccionando, a base de técnica e imaginación, dulces, bizcochos y pasteles y, para celebrarlo, Mármol ha creado una tarta de chocolate elaborada con brownie, crujiente de barquillo y grué de cacao que fue la creación culinaria que ayer presentó en Murcia Gastronómica.

El pastelero de El Palmar compartió ponencia con Joaquín Ramos, responsable de la confitería Las Delicias, en Cieza, quien también mostró parte de los pequeños manjares que salen de la trastienda de su repostería.

Ambos ofrecieron algunas pistas para realizar postres, pero sobre todo, obsequiaron al público con sus creaciones. «¿Quieren más chocolate?», preguntó en varias ocasiones Mármol a los asistentes, quienes degustaron distintos tipos de cacao de origen en forma de pepitas, una reinterpretación -Mármol la sirvió en un vasito de plástico- de su tarta de celebración del 30 aniversario de La Gloria, un cuerno de merengue tostado y un trampantojo de chocolate blanco y negro con forma de manzana que hizo las delicias de muchos, nunca mejor dicho, ya que estos dos últimos postres son dos de las creaciones propuestas por Ramos.

Los pasteleros Andrés Mármol y Joaquín Ramos deleitan al público con sus elaboraciones de chocolate y merengue

El chocolate fue el protagonista de la tarde. De hecho, la ponencia llevaba implícita en su nombre una invitación a probar este ingrediente, que desde antaño conquista millones de paladares. Bajo el rótulo 'Crúzate al chocolate', Mármol animó al público a dejarse atrapar por el cacao y, de paso, a probar su tarta, que llevaba por título esta misma frase, acompañada de un 'olvida nunca' en homenaje a una hermana de su abuela con quien creció, y que solía decir estas dos palabras. «¡Crúzate al chocolate y no olvides nunca su sabor!», insistió el maestro pastelero, quien no solo dio a probar al público sus creaciones, sino que también le otorgó la posibilidad de apreciar su aroma: «Esto hay que olerlo», argumentó.

Ramos, por su parte, recordó la importancia de la tradición y pidió a los cocineros que no dejen de cuidar el postre, porque el «colofón de una buena comida es -dijo- un buen postre». Y con chocolate, mejor.