Una caña en Candilejas

SERGIO GALLEGO

El bar Candilejas es uno de los supervivientes de la plaga de pulpos roqueros a la plancha que ha invadido la Región de Murcia. Un sitio ideal si estamos de paso y nos apetece tomar una buena cerveza fría, o si no sabemos dónde hacer tiempo por el centro de la ciudad mientras nuestra pareja hace las últimas compras de septiembre o si tenemos el ánimo de un aperitivo clásico en un ambiente de bar de toda la vida para empezar la comida de empresa. Casi cualquier motivo es válido si eres de bares.

Las bandejas de pulpo a la murciana salen cada quince minutos, aproximadamente, debido al gran éxito que tienen, aunque encontramos en los caballitos una de las masas orly más ricas de la capital, a pesar de que la gamba no es realmente especial. Merece la pena.

Candilejas. Murcia

Dónde
C/ Pintor Villacís, 6.
Teléfono:
968 220 967.

El bar es pequeño y con una docena y media de clientes puedes encontrar problemas para hacerte con un hueco en la barra. Las dos mesas bajas del fondo del bar son una buena opción si eres madrugador.

Como decimos, el pulpo es el plato estrella por su ternura, y por no haberse sumado a las reducciones de jugos del asado para darle una potencia desmedida de sabor, como hacen otros locales más historiados. El local también dispone de marisco, principalmente cocido, por si tenéis un antojo, aunque no es un local para comer marisco. Además, el servicio es agradable, rápido y eficaz, y sueles salir del bar con media sonrisa en la boca.

El murmullo de los comensales y las voces de los camareros pidiendo la comanda a la cocina desde la propia barra de acero a modo de «seis caballitos» o «cuatro de calamares» es marca de la casa.

Un bar que, sin duda, resiste las embestidas de las modas culinarias con una salud de hierro a base de pulpo a la murciana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos