El Gran Wyoming: «Con 20 años ya estaba yo metido en el rock and roll»

El Gran Wyoming y Los Insolventes/:: lacajadeimagenes.com
El Gran Wyoming y Los Insolventes / :: lacajadeimagenes.com

El reconocido showman televisivo actúa este sábado en Cartagena al frente de su banda de rock and roll, Los Insolventes

JAM ALBARRACÍN

Lleva más de 40 años en primera línea y es más famoso que John Lennon, que a su vez lo era más que Jesucristo. Y ya, sin tirar de exageraciones, añado que no para de meterse en 'fregaos'. O para ser precisos, no paran de meterle en 'fregaos'. El último, esta misma semana, a cuenta de unas supuestas declaraciones vía Twitter en las que insultaba a Casado, a Rivera y a no sé cuántos más. Todas falsas («pero si no tengo Twitter, tronco»). Lamenta la homogeneidad de la prensa ante los grandes temas y cree que estamos en un «momento nefasto» en cuanto a libertad de expresión. El sentido del humor y el rock'n'roll son dos de las madres que lo parieron y precisamente al frente de su banda, Los Insolventes, podremos verle rockear este sábado en Cartagena. Le doy un toque y, como siempre, José Miguel Monzón, El Gran Wyoming, responde con franqueza y amabilidad.

El Gran Wyoming y Los Insolventes

Cuándo
Sábado 16, a las 22.30 horas.
Dónde
Discoteca Tántalo. Cartagena.
Cuánto
15/18 €.

-Pausa para el rock'n'roll. Recuerdo los tiempos de Paracelso y el Gran Wyoming, finales de los 70. ¿Ya tenía claro que su vida iba a ir en esta dirección del mundo del espectáculo?

-Bueno, siempre se intenta. Si se puede uno escapar del mundo del empleo, yo lo he conseguido en un 90%, o sea que muy bien, estoy muy contento [ríe]. Pero efectivamente, con 20 años ya estaba yo metido en el rock and roll. Y ahora tengo 63, o sea que bastante bien.

-Ganaron el primer Villa de Madrid.

-Y el segundo. Nos presentamos porque estábamos mal de pasta y lo ganamos también. En el primero nos presentamos como Paracelso y en el segundo como El Gran Wyoming y su banda.

-¿Los Insolventes siguen siendo, por su lado, Última Experiencia?

-Sí, baterías se van turnando dos, pero el resto sí, son Última Experiencia. Más un teclado que se añade con Los Insolventes.

-Reparte estopa a diestra y siniestra. Pero la diestra se mosquea más.

-La diestra hace méritos sobrados todos los días. A ver, la diestra viene a quedarse con la finca y entonces, si la gente le abre la puerta, pues entra y se la queda. Así de sencillo. Para mi gusto, claro, que esto son opiniones. Hay quien piensa que vienen a salvar España. Pero vamos, yo creo que con 800 imputados es suficiente.

-Pero es que se mosquean mucho. ¿Qué les hace?

-A ver, ellos son los dueños de la bandera y del himno y todo lo que esté fuera de su espacio está contra la bandera y contra el himno, que representan a España y por tanto el que no está con ellos está contra España. Es un discurso simplista pero que cala. Ponen como enemigo al negro que viene en patera a robarnos el trabajo, ya ves tú, y la gente traga. Es el discurso del miedo. Esto lo describe muy bien Naomi Klein en su libro 'La doctrina del shock'. Tú metes miedo y, a partir de ahí, te eriges en el defensor de los valores eternos.

Del rosa al amarillo

-Debe resultar incómodo eso de que le pongan a uno denuncias, tener que estar defendiéndose...

-Sobre todo a esta edad. O sea, después de tantos años, ahora. Esto es un termómetro de la restricción de la justicia con respecto a la libertad de expresión. Esto nunca había pasado y ahora, cada dos por tres... Se trata de que no opines, así de sencillo. Y si opinas tienes problemas.

-Si el rock and roll es la madre que nos parió a los de varias generaciones... ¿cómo lo ve ahora, cree que le interesa a la gente joven o están a otra?

-Bueno, el rock and roll es una música, le interesa al que le interesa. Pero vamos, aquí en Madrid, Las Ventas se sigue llenando con grupos como Barricada, Rosendo o Extremoduro, que son grupos 'de antes', pero que tienen público joven. O sea, que no es una música solo para gente de su generación, sino que ha trascendido. En cualquier caso, está bien que haya diversidad y el que prefiera divertirse con el reguetón, es una opción como otra cualquiera. A mí no me interesa.

-¿Por qué no mejora la política?

-La responsabilidad de esto es exclusiva del ciudadano.