Ángel Haro recrea un naufragio en el Arqua

El artista Ángel Haro, junto a una pieza de su instalación 'Obertura', expuesta en el Arqua de Cartagena. / José María Rodríguez / AGM
El artista Ángel Haro, junto a una pieza de su instalación 'Obertura', expuesta en el Arqua de Cartagena. / José María Rodríguez / AGM

«Es un gran pez varado del que brota una luz», dice el artista del pecio convertido en pieza central de su teatral y poética muestra

Antonio Arco
ANTONIO ARCO

Dicen unos versos de Derek Walcott: «Al final de esta oración comenzará la lluvia. / Al filo de la lluvia partirá un navío». No lo es, un navío, la pieza central de madera consumida por tantos años de vida peleando con el mar que protagoniza la instalación 'Obertura', del artista plástico y escenógrafo Ángel Haro (Valencia, 1958), afincado en Murcia desde que con catorce años abandonó París; ni tampoco está a punto de partir hacia ningún destino amoroso, ni de emprender una aventura maravillosa que finalice arribando a Ítaca, ni nada hace presagiar que de un misterioso momento a otro comenzará a llover agua de mayo sobre las instalaciones de esa espléndida obra arquitectónica de Guillermo Vázquez Consuegra que es el Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua), un motivo de lujo para visitar Cartagena. No, la pieza central, poética y desgastada por el salitre y el tiempo voraz, expuesta en tres fragmentos que aumentan su atmósfera perturbadora y el grito silencioso en nombre de tanto ser humano errante entre olvidos, rechazos y peligro de muerte, es un viejísimo pecio, en su día cargado de atunes en su vientre, que disfrutó de cientos de amaneceres de fuego en nuestro Mediterráneo.

La instalación 'Obertura', que enmarcada en la programación del festival Mucho Más Mayo podrá contemplarse, en principio, hasta el 21 de este mes, se convierte en una experiencia sensorial para el espectador, que muy difícilmente podrá permanecer indiferente ante la atmósfera lograda por el artista, que creó para la exposición de esta pieza en Cartagena -ya pudo contemplarse en 2014, en el espacio Tabacalera-Madrid y formando parte de su ambiciosa muestra titulada 'La Tregua'-, un montaje audiovisual de efecto tan hipnótico como emotivo. Imágenes filmadas por él y por su compañera, la diseñadora y fotógrafa Isabel del Moral, lucen arropadas por un poderoso espacio sonoro que firma Jorge Pérez y que incluye voces y sonidos grabados, también por Haro, en África.

'OBERTURA' INSTALACIÓN

Dónde
Sala de exposiciones temporales del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua). Cartagena.
Cuándo
Del 10 al 21 de mayo. De martes a sábado, de 10.00 a 21.00 horas; domingos y festivos, de 10.00 a 15.00 horas. Organiza: Festival Mucho Más Mayo (Ayuntamiento de Cartagena), con la colaboración del Arqua (Ministerio de Cultura).
Organiza
Festival Mucho Más Mayo (Ayuntamiento de Cartagena), con la colaboración del Arqua (Ministerio de Cultura).

«Es un naufragio que se ha convertido en fruta», escribe Haro a propósito de 'Obertura'. Y añade: «Es un viaje esperanzado que arranca del fracaso». Y también «es el fin de los temores que nos acechan», y «un gran pez varado del que brota una luz». Así contempla el artista esta obra suya, tan especial, como «un pequeño 'hayku' camuflado de instalación», como «un mundo partido que se multiplica». Un mundo que es, al mismo tiempo, «un espacio que no tiene miedo de haber nacido». 'Obertura' es «la imposibilidad de cerrar tus ojos», y es además «el eco de los poetas desterrados», para terminar convertida en «un vestigio sobre la orilla que nos salva».

Difícilmente podrá el visitante permanecer indiferente ante las imágenes y sonidos que le envolverán

Destino

Así lo entienden, también, tanto la comisaria de la exposición, Julieta de Haro, como los organizadores de Mucho Más Mayo, que consideran que «este pecio, cual fruta partida, libera de sus cuadernas un destino fracasado, y a su vez un nuevo inicio». «Su carga de incertidumbres», apuntan, «se ha derramado y alimenta la esperanza de los errantes. Varado en un viaje infinito, en un paisaje donde claman gestos que aluden al encuentro tectónico de las culturas y de los miedos».

Contemplas 'Obertura', con ese aire solemne de tragedia griega de nuestros días, y tienes la sensación de que algo trágico está a punto de sucederles a tantas almas como se juegan la vida por el mundo, lanzadas por la injusticia a unos caminos y mares que deben cruzar entre el miedo, el rechazo y el empeño en no desfallecer. Y deseas que cuando regreses al aire limpio que se respira en el puerto, la ciudad y el día a día que nos espera nos reciban sin asperezas. Deseas que ojalá nuestro viaje diario no encalle en la rutina, la zozobra, el desamparo o la indiferencia.

Haro comparte con el compositor Richard Wagner su interés por la creación de una obra de arte que consiga la inmersión total del espectador en la misma. Desde este viernes, todos están invitados a visitar 'Obertura', un naufragio que también nos habla, sin estridencias, de nuestro fracaso como especie.

-¿Cómo reacciona usted cuando su trabajo recibe críticas negativas?

-No tengo ningún problema en que me hagan replantearme las cosas, en debatir con argumentos todo lo que sea necesario. No temo al debate, a la confrontación de ideas, me gusta argumentar y sé perfectamente que puedo estar equivocado. Ya sabemos cómo son las convicciones: se pueden esfumar con facilidad si estás abierto al mundo.