Respirando PM10

Digamos polvo, cenizas, hollín, metales, cemento o polen

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Conviene saber qué cosa es la contaminación atmosférica por 'material particulado'. Aunque suene raro e incluso feo. Hablamos de partículas (sólidas o líquidas, pero pequeñísimas) que, como bailan en el aire que respiramos, a lo último se nos cuelan en los pulmones. En inglés (¡Señor, qué cruz!) son 'Particulate Matter'. Resumiendo: PM10. Cuando digan que viene el PM10, pon tus barbas a remojar.

Quiero decir que estaremos inhalando, sin apercibirnos, lo que sigue: polvo, cenizas, hollín, metales, cemento, polen y alguna cosa más. Unas veces, la contaminación es por causas naturales. Pero otras es por la acción del hombre, que mancha mucho y limpia poco. A estas últimas las llaman, para disimular, causas antropogénicas. La realidad es que, por culpa de nosotros mismos, estamos aspirando pura mierda, con perdón de la mesa. Pero, como se trata de mierda muy molida (diríamos que molidísima), no logramos detectarla en toda su mismidad.

-¿De quién es la mismidad?

Pues de la mierda. ¿De quién va a ser? Por eso, cuando las personas sensatas dicen de salir de las ciudades para respirar como es debido, no están diciendo ninguna tontería. De cuando en cuando (y esto no es de ahora), ciertas zonas de la Murcia capital registran elevados porcentajes de PM10. Tú circulas por una calle o plaza contaminada y -como vas pensando en tus cosas, en lugar de fijarte- puedes no darte cuenta de que estás respirando eso que decíamos más arriba. Y si la autoridad municipal dice que, por favor, prescindamos en lo posible de llenar la ciudad de coches, lo tomamos a pitorreo. O incluso nos cabreamos. Y ambas actitudes (pitorrearse o cabrearse) son una tremenda equivocación. Porque, a la larga, los cuerpos (todo lo gentiles que usted quiera, pero que reciben alimento aéreo tan pernicioso como el PM10) acaban pero que muy mal.

Por lo que he podido saber, si viésemos a tamaño aumentado lo que respiramos realmente, saldríamos echando leches camino de Sierra Espuña. Digo todo esto para que no se nos olvide que embasurar el entorno trae consecuencias pésimas. Y que, cuando nos alertan sobre lo dañina que es la contaminación, no lo hacen a humo de pajas, sino a otros humos, como son los que contienen veneno.