En España se ha puesto el sol

El divorcio de Merche y Antonio ensombrece al país

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Este sí que es un golpe bajo. La sociedad española puede soportar muchas desgracias, como tiene más que demostrado. Pero la crisis de pareja que afecta a Merche y Antonio, no sé yo si la superaremos. ¡Es que se han divorciado, joder!

Se cuentan por millones los ciudadanos que vienen participando, desde que eran pequeñitos, en la peripecia familiar de los Alcántara. Este singular matrimonio (con sus cosicas, como les sucede a todos los machihembrados) era el espejo en el que nos mirábamos tantísimas parejas. Cada jueves en la noche, ellas y nosotros enchufábamos la Uno (como la llaman) y comparábamos nuestras propias cuitas y alegrías con las de Merche y Antonio.

Vamos a reconocerlo, ahora que han pasado las elecciones. Ellos dos representaban a nuestra señora y a uno mismo. Dicho de otra manera: nos dejábamos caer, nos depositábamos en ellos dos. A partir de ahí, susdisgustos eran nuestros disgustos y sus cariños eran nuestros cariños. Tu casa es mi casa. Y, en función de cómo actuaran Merche y Antonio, nos sentíamos actuados nosotros. No se trataba una dejación morbosa (o no totalmente morbosa), pero los comportamientos de la pareja televisiva servían de alivio, por justificación, a nuestro particular discurrir por una vida de matrimoniaje y tente tieso. En la salud y en la enfermedad, en la alegría y en la adversidad, en la crisis y en la crisis.

-Dirá en la crisis y en la post-crisis.

Pues no. Porque, desde que empezó la mala racha, ya todo es mala racha. La cuestión es que (antes incluso de que se forme el nuevo Gobierno), Merche y Antonio han decidido echar por el pedregal el carro de su convivencia. Y no será este cronista quien cometa el error de buscar culpables. Solo diré (por si aprovecha de ilustración) que Merche parece más lista que Antonio. Expresado claramente: Antonio es un algo bastante tontorrón. Y esto no lo digo ahora, recién liquidado el bipartidismo. Yo ya se lo noté hace una eternidad: cuando tenía la imprenta y se metió en política.

En España (como sucedió en Flandes) se ha puesto el sol. La pregunta obligada es: ¿Con quiénes dormirán hogaño Merche y Antonio?