El doble susto del tique de la compra

El papelico contiene una sustancia que afecta al equilibrio de las hormonas

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Cualquier factura de una compra (o de una consumición, que es otra manera de comprar, aun cuando no lo parezca) provoca en los humanos una sensación cercana al pánico. Débese ello al temor de que, en la casilla del importe, aparezca una cantidad que, a tu modo de ver, resulte excesiva. Eso le pasa a todo el mundo. Me refiero a que ni siquiera aquellos que disfrutan de lo que llamamos desahogo económico se libran del miedo a que les metan un clavo.

-Por nadie pase.

Pero, agárrese usía, cuando oiga lo que me dispongo a contarle. Si la papela se la emiten en forma de tique, determinada sustancia que lleva el papelico puede hacer que el susto o entrimuto sea doble. (Por pedir marisco y por ese componente pernicioso que contiene el papel).

Esto no lo digo yo, sino que, como siempre, se fundamenta en fuentes autorizadas. Una investigación de la Universidad de Granada (donde todo es posible) ha descubierto que el polvillo del justificante del pago contiene bisfenol. Estoy hablando de una sustancia que, cuando Franco, se utilizó para tratar a mujeres embarazadas con riesgo de sufrir aborto. Y dejó de emplearse porque provocaba cáncer. Lo del tique se debe a que es de papel térmico, cuyo polvillo, al contacto con las personas, provoca desequilibrio hormonal.

-¿Y por qué dice usted polvillo en lugar de polvo?

Pues porque me da corte, joder. Un polvo siempre es un polvo, o sea palabras mayores. Y luego que este de los tiques tampoco es una polvareda, a ver si me comprende usted. Lo gracioso es que el papel de las recetas médicas también es térmico y, por lo mismo, perjudicial.

-¿Y cómo sabe uno que tiene bisfenol?

Meando. Sí, sí, no se ría usía. Esos mismos investigadores granadinos han encontrado restos de bisfenol en la orina del cien por cien de las personas. Y, por lo que tengo entendido, la Unión Europea (que está en todo) ya decidió restringir su uso, a la espera de que el año que viene entre en vigor la prohibición de usar esa clase de papel.

-¿Y mientras tanto?

Pues lo mejor será que no le cobren.