Colillas bajo la arena

Es una guarrada, pero ¡qué bien se apagan!

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Discute ahora España si debemos o no enterrar las colillas en la playa. Esto es porque cada día trae su afán. Y ahora le toca a las colillas.

-Fíjate. Sin haberse metido con nadie, ni nada.

Bueno. La verdad es que, para ser exactos, metida sí que hay. No es que 'se metan', sino que 'las meten'. ¿Dónde? Pues en la arena. ¿Quiénes? Los bañistas y asimilados. ¿Qué? Las colillas. Ahora están tratando de dilucidar si lo prohíben o lo permiten.

Antes de polemizar, aportaré un dato. Apagar una toba en la arena de la playa produce casi tanta satisfacción como echarse un cigarro. ¡Es tan sencillo, tan agradable y tan bonito! Estás allí sentado (o sentada, claro), le das al pitillo la última calada y clavas la pava en la arena. Esta operación discurre con la misma suavidad con la que el amado coloca una cereza en los labios de la amada. La colilla desaparece y nada hace pensar que alguien haya depositado allí los sucios restos de un cigarrillo.

Lo malo de esto es que la procesión va por dentro, ya que la toba tarda entre cinco y diez años en degradarse.

-Una barbaridad, desde luego, tratándose de una puta colilla.

Pues eso mismo es lo que digo yo. Fumar, como canta el cuplé, es un placer, aunque acabe matando al fumador. Pero las cosas hay que decirlas como son. Servidor hace años que no fuma, visto que el tabaco se empeñaba en llevarme a toda prisa al otro mundo. Pero tengo que reconocer que un cigarro bien fumado es una bendición. Si no de Dios (aunque eso esté todavía por ver) del Diablo.

Dicho lo cual (como reza la muletilla de la que tanto abusan los tertulianos), tampoco se me oculta que, en llegando la anochecida -cuando el tractor remueve la arena de los litorales-, salen a la superficie millones de colillas que configuran un paisaje tan terrible que deprime al más pintado. La única solución que le veo yo a esto...

-¡Comérsela!

Usted lo ha dicho. Aunque, eso sí, cada uno la suya. Bastaría con que la inventiva científica (el I+D, vaya) se pusiera en marcha y fabricase la colilla comestible.

Eso sería genial, 'dende' luego.