¿ES ESTE GOBIERNO UNA QUIMERA?

Alberto Aguirre de Cárcer
ALBERTO AGUIRRE DE CÁRCER

Contamos hoy en 'La Verdad' que el investigador Juan Carlos Izpisua, junto a científicos de la UCAM, ha creado embriones híbridos con células de humano y mono, un experimento en las fronteras de la bioética y la biociencia para avanzar en la generación de órganos para trasplante, el 'santo grial' de la medicina regenerativa. Los embriones fueron creados en China para sortear las trabas legales existentes en España y Estados Unidos. Por ser mitad humanos, mitad animales, a esos embriones se les llama quimeras, como el monstruo mitológico de cabeza de león y cola de dragón.

De alguna forma también nuestro gobierno de coalición es una especie de quimera, un híbrido político formado por la fusión de células 'naranjas' en el embrión de un gobierno popular. Un experimento inédito por estos pagos, por lo que ya veremos si llega a término dentro de cuatro años. En principio, el ADN de PP y de Ciudadanos, aquí y ahora, no es demasiado diferente y hay compatibilidad programática. Todo indica que si existe lealtad institucional y buena coordinación lo que nace hoy tendrá, como dice el presidente López Miras, un único color, sin grietas ni fisuras. Si por el contrario, cada cual va a su aire, se instala la desconfianza y comienzan las zancadillas, en lugar de una positiva experiencia de regeneración política tendremos un desgobierno que dará más miedo que esas aberrantes bestias de la mitología griega. Veremos.

López Miras ha jugado sobre seguro manteniendo a Javier Celdrán para coordinar al equipo, manejar las arcas públicas y controlar el Presupuesto. Villegas, el otro superviviente, es también una garantía en un ámbito tan complejo como la Sanidad. El resto son, en su mayoría, apuestas personales por jóvenes con experiencia en la Administración, que ascienden de segundos escalones. Todo el peso político recae en Miras en un gabinete técnico e ideológicamente tirando a neutro. Por el lado de Cs, el peso recae en Ana Martínez Vidal, portavoz y valor en alza en el círculo más cercano a Rivera, en detrimento de Isabel Franco, que precisamente el lunes aseguró que no incluiría independientes en el Gobierno y desde la cúpula naranja le han enmendado, colocando a dos profesionales de buen currículum y ajenos al partido.