Los experimentos, con gaseosa

Todo, absolutamente todo lo que se imparte en un IES está regido por la LOMCE; hay unos estándares que se tienen que dar, y punto

Jerónimo Tristante
JERÓNIMO TRISTANTE

Me gustaría hablarles de la nueva 'medida' con que se estrena la consejera de Educación referente a la autorización paterna en las charlas que se imparten en los IES de nuestra Región. No voy a extenderme en el erróneo poso ideológico de la ocurrencia porque les recuerdo que en los IES se imparten aquellos valores que marca la LOMCE, una ley aprobada por el rodillo del PP cuando tenía mayoría absoluta, no por el partido Comunista de Laos, ojo. Y esos valores, reconocidos y asegurados por la Constitución, son los que se transmiten a través de esas charlas por parte de asociaciones y agentes externos. Por cierto, las charlas están en la PGA y se aprueban en Consejo Escolar, luego cualquier padre que se interese estará perfectamente informado.

A la carta. De manera que se ha instaurado eso de 'a mí me tienen que consultar lo que se le enseña a mi hijo'. Pues no. Porque si empezamos así, tendríamos que enseñar 'a la carta', me explico: 'ojo que este nene su padre es vegano, 'cuidao' no le hables de transfusiones a aquel que es testigo de Jehová o no expliques evolución a esta que sus padres solo aceptan lo que dice la Biblia'. Todo, absolutamente todo lo que se imparte en un IES está regido por la LOMCE; hay unos estándares que se tienen que dar, y punto. Y si usted es fascista y no le molan los gais, o no cree en el darwinismo o en la igualdad de la mujer, pues saca a su hijo del cole y se va a Rusia, o a Irán. Porque son valores que marcan la Constitución y la LOMCE.

El disparate. Pero vayamos a lo importante: esa medida dará al traste con la celebración de esas charlas. Y no se lo dice Tristante, el cuentacuentos, se lo dice el profesor que lleva 23 años con la tiza y que de esto sabe un poco, no por listo que no lo soy, sino por experiencia. A mí no se me ocurre, como ciudadano, meterme en cómo se organiza un hospital o la entrada y salida de los vuelos en un aeropuerto. ¿Saben por qué? Porque no tengo ni puta idea. Pues respetemos a los equipos docentes y dejémosles hacer, coño. Si los ciudadanos metiéramos mano en el aeropuerto, en el hospital, en cómo se hace un despliegue de seguridad, esto se iría al garete. Pues con un IES pasa lo mismo. Y quiero hacer una pequeña llamada al Gobierno regional y a la consejera: ¿se dan cuenta ustedes de que aspectos básicos de la política educativa los está rigiendo Luis Gestoso? ¿Se dan cuenta? ¡Gestoso! ¿No pueden ustedes reflexionar un momento y hacer caso a sus técnicos? Porque si algo caracteriza al partido neandertal, aparte de ocurrencias ridículas, es que no se preparan los temas. ¿Qué es lo siguiente? ¿Monos ciegos de anfetamina en la torre de control de Corvera?

Logística. Para que ustedes entiendan cómo esto acabará con las charlas les explico: cuando hay una excursión es un pequeño hito del que la familia se entera: hay que preparar gorra, bocatas, agua, crema solar, patatitas, etc... Bueno, pues aun así, cuando vas a salir, te aparecen zagales sin la correspondiente autorización que, o bien se quedan en tierra o avisan a su progenitor, que abandona su trabajo para llegar con la papeleta en la mano para que su retoño pueda subir al bus 'in extremis'. Ahora pasemos de la excursión a la charla, algo que pasa más desapercibido en la familia. Cuando tú llegues al 'insti' a las 8.15 horas de un lunes y tengas una charla de ciberacoso impartida por Policía Nacional, te vas a encontrar a 5 que han perdido la autorización, 10 que no la traen, otros 3 a los que los padres no les dejan y 12 que sí la han traído y pueden entrar. Y entonces, ¿tú que haces? Metes a 12 en la charla, pero es que tú debes estar delante, ¿y los otros 18? Supongamos que dejas a los invitados solos con los chicos, que según qué caso, se la pueden liar y te vas al aula con los 18 que no han traído la papela. ¿Qué haces? No puedes avanzar materia porque faltan 12. Vale, repasamos, ejercicios, etc. ¿Y saben ustedes qué? Que en esa hora es imposible hacer nada porque se quejan y se resisten porque los otros están en la charla y ellos no quieren dar clase. Una lucha que no va a deparar buenos frutos. Conclusión, a la siguiente el docente dice: ¿charlas?, no padre, yo doy mi clase con los 30 zagales y avanzo materia porque no pierdo una hora lectiva más de esta manera. Así que amigos, el partido neandertal se ha cargado las charlas en nuestros IES, pero de fútbol y Medicina...