«Una riqueza biológica sobresaliente»

Un caballito de mar ('Hippocampus guttulatus') juvenil de unos 2 centímetros, sujeto a una llamativa esponja en el Mar Menor. / JAVIER MURCIA REQUENA
Un caballito de mar ('Hippocampus guttulatus') juvenil de unos 2 centímetros, sujeto a una llamativa esponja en el Mar Menor. / JAVIER MURCIA REQUENA

'El Mar Menor. Una laguna mágica', del fotógrafo Javier Murcia, muestra los tesoros vivos que alberga la laguna a través de espectaculares imágenes de fauna y flora marina

Pepa García
PEPA GARCÍA

Todavía no le han salido branquias ni escamas, pero poco le falta a Javier Murcia Requena (Cartagena, 1974) para convertirse en un 'bicho' más de los que pueblan el mundo submarino. De noche, al amanecer, al atardecer, a mediodía, en zonas someras o en las de mayor profundidad; en el día más crudo del invierno o cuando el sol castiga con sus rayos más justicieros en el apogeo del verano. No hay hora, día o época del año en que este buceador profesional y fotógrafo no se haya sumergido a dar fe, cual notario, de los más sorprendentes y atípicos comportamientos de la fauna marina. «Me gusta que mis fotos cuenten historias, que no sean la típica imagen que todo el mundo espera», dice como declaración de intenciones.

Lo mismo se sumerge en el Mar Menor, que recorre el litoral mediterráneo o bucea en una charca dulce de apenas 30 cm. de profundidad en busca de ese anfibio que se le resiste: «Me encantaría fotografiar un tritón de agua dulce reproduciéndose. He captado salamandras en Moratalla y he conseguido captar al sapo corredor en plena reproducción, pero como por aquí no hay tritones...». Cuenta y, de repente, recuerda que se muere por registrar con su cámara un argonauta, un pulpo pelágico de hábitats nocturnos «pero tendía que ir de noche y a muchas millas de la costa», explica por qué se le resiste de momento.

'Una laguna mágica'

-
El libro
Texto y fotografías
Javier Murcia.
Produce
Dirección General de Medio Ambiente y Mar Menor.
Dirección y realización
BIOvisual.
Colaboradores fotográficos:
Fernando Tomás Gª y Juan A. Valenciano.
Asesoramiento científico:
Isabel Rubio, Ana Belén Pérez, Miguel Candelas.
Agradecimientos:
Aqua-Lung España.
-
La exposición
Centro Comercial Dos Mares
Actualmente, los 30 paneles gráficos, con textos explicativos de las distintas especies representadas, se pueden ver en el centro comercial de San Javier. A partir de junio, viajará a Murcia, donde podrá visitarse en los centros comerciales Thader y Nueva Condomina, y en Cartagena, en el Parque Mediterráneo, aunque las fechas aún no se han concretado.
'Un viaje submarino por el Puerto de Cartagena':
Título de la exposición que, como otro de los libros de Javier Murcia, se expondrá en breve en Héroes de Cavite (Cartagena).

Sin embargo, confiesa, sus espectaculares imágenes no son fruto de la casualidad: «Es cuestión de trabajar y trabajar y trabajar, de echarle muchas horas al buceo y a la fotografía». De hecho, entre las instantáneas más sorprendentes -realizadas después del «desastre de 2016», entre 2017 y hasta hace unos 4 meses- que Javier Murcia Requena ha incluido en su último libro 'Mar Menor. Una laguna mágica' se cuenta, por ejemplo, la del parto de un caballito de mar o el íntimo momento en el que la hembra le pasa los huevos al macho para que los futuros caballitos crezcan en su vientre hasta que su desarrollo sea suficiente para parirlos.

«Me encantan las medusas; son muy fotogénicas»

«Me encantan las medusas; son muy fotogénicas»

«Voy buscando esos momentos. Sé en qué época del año y en qué momento del día se reproducen una u otra especie. Les hago un seguimiento. Hoy [por ayer], por ejemplo, he ido a fotografiar las flores, los colores y las texturas de la 'Cymodocea nodosa' durante su floración, que es ahora», explica Javier Murcia.

Una medusa huevo frito ('Cotylorhiza tuberculata') en la superficie del Mar Menor, al amanecer. | Un gobio de roca ('Gobius cobitis') devora un pez. | Ejemplar de nacra ('Pinna nobilis') en el Mar Menor. / Javier Murcia Requena

-En momentos tan íntimos, ¿a la fauna marina no le incomoda su presencia?

-Lo hago con mucho cuidado. Normalmente no se asustan, están tan pendientes de lo suyo, que ni se inmutan.

Entre sus especies favoritas del Mar Menor, destaca los signátidos: las agujas de río ('Syngnathus abaster'), «muy rara en el Mediterráneo y bastante abundante en el Mar Menor»; el pez mula ('Syngnathus acus') y el caballito de mar, más fácil de ver en el Mar Menor que en el Mediterráneo, pese a que durante años los pescadores sacaron kilos y kilos de esta especie. Un pescador me dijo que en un kilo de caballitos puede haber entre 1.000 y 1.050 ejemplares», explica para dar idea del expolio que sufrió esta especie antes de estar protegida.

Balnearios, alrededores de las islas y del primer molino a Veneziola son los puntos calientes de biodiversidad

También le apasiona el gobio de Miller ('Milleriogobius macrocephalus'), «un endemismo del Mediterráneo muy difícil de observar, solo se ha visto en el Adriático y el Mar Menor, y de hábitos nocturnos. Es muy desconocido; no se sabe cómo se reproducen, aunque yo tengo localizada una comunidad en el Mar Menor y los he visto con los colores de la fase reproductiva». Y, confiesa, «aunque a la mayoría de la gente no le gustan las medusas, a mí me encantan; son muy fotogénicas».

Lleva toda la vida a remojo y buena parte de ella armado de su cámara y sus focos para registrar todo lo que tenga que ver con la biodiversidad marina. «En el Mar Menor, los puntos calientes de biodiversidad son los balnearios de la zona de La Ribera, sobre todo para especies filtradoras sésiles como las poríferas (esponjas), ascidias y briozoos; los alrededores de las islas y la zona que se extiende entre el primer molino y Veneziola, porque es donde menos presión humana tienen». Precisamente esta rica biodiversidad es lo que busca dar a conocer Javier Murcia, «sobre todo, para que la gente vea los tesoros que tenemos. El Mar Menor tiene una riqueza sobresaliente». Y recuerda que el domingo y el lunes «estaba chafado. He estado haciendo fotos en la zona de Los Nietos y Los Urrutias y el agua está muy turbia, entre 2 y 3 metros de profundidad no hay visibilidad. Casi salgo llorando del agua». No obstante, seguirá testando esta semana otras zonas de la laguna, para cerciorarse de que no es un fenómeno puntual de la zona, cubierta de lodos y hediondas algas en proceso de putrefacción.

Pareja de aguja de río ('Syngnathus abaster'). | Macho de zorro ('Gobius niger') custodia su puesta. / Javier Murcia Requena.

-¿Cómo ve el Mar Menor?

-Voy a ser lo más sincero posible: esta mal. El agua está turbia y ha cambiado en unos días. No tanto como en 2016, pero me ha recordado. No sé cómo va a acabar esto y tendrán que ver si ha aumentado la densidad del fitoplancton. Pero con el sol y el abono que ha llegado con las últimas lluvias y los vertidos del Albujón, es normal que proliferen las microalgas.

-¿Se solucionará finalmente todo?

-Eso espero. El futuro está en los más jóvenes. Yo a mi hija se lo enseño todo. Es una pena que un tesoro único a nivel mundial no lo cuidemos. No lo entiendo. El problema es que hay dos trenes chocando uno contra otro: el sector turístico y el agrícola. Yo creo que hablando se puede llegar a una solución buena para todos y, por supuesto, para el Mar Menor.

De momento, Javier Murcia se dedica a difundir las maravillas del mar en sus redes sociales, pero también dando charlas y moviendo su exposición, que ahora se puede ver en el centro Dos Mares de San Javier y pronto llegará a Murcia.