La Asociación Española de Turmicultura nace en la Región para promover la trufa del desierto

Campo de cultivo de trufas del desierto, en Caravaca. / UMU
Campo de cultivo de trufas del desierto, en Caravaca. / UMU

El objetivo es formar a agricultores y favorecer el desarrollo de estas plantaciones de secano, que benefician al medio ambiente

Pepa García
PEPA GARCÍA

El próximo sábado 1 se presenta en Murcia la Asociación Española de Turmicultura. Será en el salón de actos municipal de Corvera donde este nuevo grupo operativo, presidido por José Tapia Abellán, de Desert Truffle, inicie su actividad con la I Jornada Nacional de Introducción al Cultivo de Trufa del Desierto, a la que ya se han inscrito más de 70 personas de la Región, pero también de otras comunidades como Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Andalucía.

El objetivo de esta asociación, que aglutina a socios productores de turma ('Terfezia claveryi'), como Desert Truffle, y tecnológicos, como el departamento de Botánica de la UMU y la 'spin-off' Thader Biotechnology, es promover el cultivo de este hongo, implantar su producción agrícola y fomentar su consumo y distribución. Para ello, realizarán cursos de formación, que comienzan con la jornada de este sábado -con una parte teórica en el salón de Corvera, por la mañana; y otra práctica, en el campo de ensayo de la Finca Torrecillas, por la tarde-.

·Información e inscripciones
www.trufadeldesierto.com

Amparada por los fondos Feader -cuentan con una subvención de la UE, el Ministerio y la Consejería de Agricultura de 120.000 euros para los tres próximos años-, está previsto incrementar la superficie de trufa del desierto cultivada en la Región para contribuir a completar el proceso de investigación iniciado en lo que respecta a producción, técnicas de cultivo, efectividad de las micorrizas... Se plantarán tres hectáreas más: una en Caravaca, donde tiene sus cultivos Desert Truffle; otra en la Finca Torrecillas, actual campo de ensayo del ingeniero técnico agrícola Paco de Lara; y una tercera hectárea aún por determinar. La asociación proporcionará plantas micorrizadas a los agricultores que se asocien a este proyecto (producidas por Thader Biotechnology), así como asesoramiento técnico para el cultivo y la posterior distribución de las trufas del desierto una vez, empiece la producción.

De la tierra a la mesa

Desde la asociación pretenden abarcar todo el proceso, incluido el del fomento de su consumo, con la organización, en primavera, de jornadas gastronómicas enfocadas a restauradores y distribuidores. Actualmente, este hongo es muy apreciado y demandado en los países árabes, pero tiene un potencial pendiente de explotar a nivel nacional. Además, recuerdan desde la asociación que es un cultivo muy beneficioso medioambientalmente: es una planta autóctona y un potente sumidero de CO2, tiene muy bajos requerimientos hídricos y permite recuperar cultivos de secano abandonados o hacer más rentables los actualmente existentes, combatiendo así la desertización y el despoblamiento rural. También, destacan las propiedades beneficiosas de la trufa del desierto como alimento, ya que «es una fuente muy importante de proteínas vegetales, fibra y aminoácidos esenciales, y tiene un gran poder antibacteriano y antioxidante. Y la plantación comienza a producir al segundo o tercer año de realizarla», destaca De Lara.