Las arañas extienden su red en la Región

Ejemplar macho de la nueva especie descrita y con presencia en Murcia 'Loureedia colleni'. / J. MIÑANO
Ejemplar macho de la nueva especie descrita y con presencia en Murcia 'Loureedia colleni'. / J. MIÑANO

Descubren decenas de especies de arácnidos nuevos para la ciencia en la última década, unos invertebrados con una alta biodiversidad en el Sureste y con un 20% de endemismos

Pepa García
PEPA GARCÍA

«Poca gente sabe que las arañas pueden volar. Lanzan el hilo de seda al aire para ser arrastradas por el viento. Aunque no todas pueden utilizar este método de dispersión aérea», cuenta como curiosidad Jesús Miñano, aracnólogo e investigador del grupo de Ecosistemas Mediterráneos del Área de Ecología de la UMU. Tampoco es de dominio público, continúa, que las arañas tienen en su mayoría un ciclo de vida anual (salvo algunas como las migalomorfas); que pueden pasar todo el invierno en inanición, se alimentan todo lo que pueden duplicando y hasta triplicando el tamaño de su abdomen para resistir el invierno; tienen rituales de cópula y acoplamiento en los que algunas especies realizan bailes; llevan a cabo la cópula mediante unos órganos conocidos como pedipalpos, que encajan en el órgano reproductor femenino; algunas hembras realizan durante la cópula el abrazo de la muerte, que acaba con la vida del macho... Estas son solo algunas de las apasionantes peculiaridades que, a lo largo de 30 años de estudio de los arácnidos, Jesús Miñano ha ido descubriendo sobre estos invertebrados -«uno de los grupos faunísticos más desconocidos»- que en la Región de Murcia gozan de una enorme biodiversidad.

Seiscientas diferentes

«Tenemos más de 600 especies diferentes de arácnidos inventariadas, cuando en toda la Península Ibérica se conocen 1.400. Esto pone de manifiesto la importancia de los ecosistemas semiáridos en la diversificación de la fauna invertebrada», detalla Miñano, que cifra en «hasta un 20%» la endemicidad de las especies de arácnidos en algunos ambientes, «algo muy raro en fauna, ya que tiene capacidad para desplazarse, y que lo acerca al 40% de endemismos que se dan en el caso de la flora».

Una veintena de especies están aún pendientes de ser descritas

Además, este biólogo apasionado de las arañas asegura que, en general, el grupo de los invertebrados es bastante desconocido a nivel científico, algo que, en el caso de las arañas, prueba el hecho de que sigan apareciendo «especies de tamaño grande desconocidas», una señal, también, de su singularidad, apostilla.

De hecho, a finales de 2018, se publicó el artículo científico en la 'Revista ibérica de aracnología' que dio a conocer la araña 'Loureedia colleni' o araña de terciopelo blanquinegra que, junto a otras dos especies, constituyen un nuevo género. «Es un endemismo ibérico con presencia en la Región que describimos como la primera especie del género para Europa y que se extiende por las zonas más áridas aridas peninsulares del Sureste ibérico, aunque algunas poblaciones penetran hasta Madrid», detalla Miñano. Y añade que el nuevo género no descrito -al principio se consideró que pertenecían al género 'Eresus'- estuvo a punto de estar dedicado al profesor de la UMU Miguel Ángel Esteve como 'Estevesia', pero se adelantaron con una especie de Israel y se lo dedicaron a Lou Reed, lamenta Miñano.

La riqueza de lo árido

El intenso trabajo del equipo de Miñano, que realizan muestreos por toda la Región, ha dado como resultado el descubrimiento de nuevas especies desconocidas para la ciencia en los últimos años. «Tenemos unas 20 especies nuevas pendientes de describir solo en Murcia. La mayor parte del grupo de los migalomorfos, unas arañas primitivas que en América llaman tarántulas, porque son grandes y peludas», va explicando Miñano. Y aclara que en la Región contamos con la presencia de dos especies de tarántulas o arañas lobo, la 'Lycosa hispanica', cuyos análisis genéticos han determinado que es endémica, y la 'Lycosa fasciiventris'. La primera, con el abdomen negro y amarillo, es una de las que puede causar dolores intensos y otros efectos secundarios con su veneno a los humanos. Una circunstancia que solo se da en tres de las 600 especies que habitan la Región.

Las migalomorfas suponen el 80% de los nuevos descubrimientos de la última década

Depredadores estrictos -solo comen lo que cazan-, las arañas juegan «un papel muy importante en los ecosistemas áridos y semiáridos», donde son alimento de las amenazadísimas aves esteparias, entre otra fauna.

Reaparición inesperada

Entre los resultados que el muestreo sistemático de 400 puntos de la Región está dando al equipo que integra Jesús Miñano se cita el redescubrimiento de 'Habrocestum ibericum' o araña saltarina costera, una especie citada por primera vez y descrita en 1920 con ejemplares de Cartagena y que hace menos de una década se volvió a localizar en las sierras litorales (Lomo de Bas, Calblanque y Cabo Tiñoso).

'Loureedia colleni' (Macho)

Descubierta y descrita por Henriques, Miñano y Pérez-Zarco en 2018 por primera vez a escala mundial en la Región pertenece a un género recientemente descrito. Su nombre común es araña blanquinegra de terciopelo y es un endemismo ibérico.

Características. De unos 2 cm. de talla, tiene dimorfismo (el macho es más pequeño, de 1 a 1,5 cm.) y dicromía (la hembra es negra con pequeños puntos blancos y apariencia grisácea y el macho tiene un patrón muy característico en el abdomen que combina blancos y negros). Vive casi toda su vida bajo tierra.

Hábitat. Vive en ambientes áridos y son más claras cuanto más árido es su hábitat. Construye sus refugios en el suelo y los cubre con una especie de toldo de seda muy tupida que la protege del calor y de sus predadores.

Amenazas. Dada su vistosidad, está siendo usada en terrofilia; hay que evitar cogerlas de su hábitat.

'Atypus affinis'. (Macho)

Características. Migalomorfo y única de su género en la Península. Mide entre 0,9 y 1,5 cm. y tiene dimorfismo sexual (el macho es la mitad que la hembra y sus quelíceros son de gran tamaño, más de la mitad de su caparazón corporal). Puede vivir más de cinco años. Los quelíceros son rectos y no en pinza.

Hábitat. Abundante en Europa, en la Región está restringida a Sierra Seca y del Carche, entre 1.500 y 2.000 metros de altitud. Las hembras viven en madrigueras excavadas en el suelo tapizadas de seda. Su tela de araña de caza es única: cilíndrica y con forma de excremento, por lo que atrae a las moscardas.

Curiosidad. Es la única especie de su género presente en Europa.

'Afraflacilla tarajalis'. (Hembra y macho)

Particularidad. Conocida porque es la única especie asociada solo a una planta en todo el mundo, ya que vive en los tarays. Su nombre común es araña de los tarajales.

Hábitat. Fue encontrada en la Región de Murcia en 2017 y descrita como especie nueva en Europa. Es un iberoafricanismo.

Características. Es un saltícido que ha perdido la capacidad de saltar; mide menos de 1 cm.; macho y hembra presentan dicromía (coloraciones distintas) y dimorfismo, las patas marchadoras delanteras de los machos son más grandes; sus refugios son celdillas de seda lenticulares con dos entradas.

'Habrocestum ibericum'. (Hembra y macho)

Características. Saltícido de casi un centímetro; tiene dimorfismo (el macho es más pequeño) y dicromía sexual. De color pardo grisáceo, sus tonos apagados le permiten camuflarse. Descrita en 1920 con ejemplares de Cartagena, ha sido redescubierta recientemente en la Región y es la primera de su género en toda la Península. Es un endemismo.

Hábitat. Vive en laderas pedregosas de las sierras litorales de la Región (Lomo de Bas, Calblanque y Cabo Tiñoso), en ambientes semiáridos y caza en las horas de máximo calor.

Amenazas. La roturación e invernaderos y la urbanización de sus hábitats.

«Aunque -insiste una y otra vez Miñano- casi todas las especies interesantes se encuentran ligadas a ambientes áridos, también las hay muy singulares en los humedales de la Región». Por ejemplo, la araña lobo morisca o 'Evippa kirschshoreae', cuyo origen se remonta a hace unos 5,3 millones de años, con la desecación del Mediterráneo en el Messiniense; «una araña lobo en plena recesión y de la que el 50% de su población se ha visto comprometida en los últimos 20 años por la transformación de los suelos en terrenos agrícolas, su uso urbanístico o industrial», denuncia el aracnólogo murciano, e indica que hasta su hallazgo en Ajauque y Rambla Salada, solo se conocía en los 'chotts' de Túnez.

También destaca otro caso, el de la 'Afraflacilla tarajalis' (Miñano y Tamajón, 2017) o araña de los tarajales, la única a nivel mundial que esta asociada a un solo tipo de plantas, los tarays. Es un endemismo ibero-magrebí descubierto en 2017 en la Región y capaz de colonizar tarays aislados en lugares inaccesibles y hasta en orillas de las carreteras.

Aunque más escasas, también hay especies de arañas características de las zonas altas de la Región. Es el caso de la 'Apostenus algericus' o araña apostena argelina, un iberoafricanismo muy raro que en la Región solo se encuentra en las sierras altas de Moratalla como Villafuerte o Sierra Seca y que antes de citarse aquí «solo se conocía en el Atlas sahariano de Argelia». Lo mismo que la 'Atypus affinis' o migala negra de quelíceros prominentes. «Especie emblemática por su aspecto y robustez, así como por su tipo de tela cilíndrica único, que, con forma de excremento de mamífero, le sirve para atraer moscardas» y, critica, es muy buscada para terrafilia pese a que está «seriamente amenazada por el cambio climático, ya que su hábitat, en Revolcadores y el Carche, está actualmente restringido a entre 1.500 y 2.000 metros de altitud». Precisamente de este suborden de arácnidos primitivos son «el 80% de las especies nuevas para la ciencia descubiertas en la última década».

«Murcia es una de las pocas comunidades sin libro rojo»

El año pasado Jesús Miñano entregó a la Dirección General de Medio Natural un análisis preliminar de las especies de arácnidos con más interés para la conservación. Bajo el nombre de 'Catálogo de arácnidos de interés conservacionista en la Región de Murcia: especies singulares, amenazadas y exóticas' «seleccionamos 110 especies de las 600 inventariadas en la Región. Cincuenta de ellas, con fichas descriptivas ilustradas con fotografías, se proponen como de máximo interés en términos de conservación para la Región», detalla Miñano. Y añade que este medio centenar de arácnidos son los que proponen incluir en el 'futurible' libro rojo de los invertebrados en la Región, que está «en 'stand by', a pesar de que casi todas las comunidades lo tienen».

El objetivo es ir cubriendo un vacío de conocimiento -«como no hay recursos para estudiar la biodiversidad, no se conoce y tampoco el estatus de conservación», aclara- en uno de los grupos faunísticos más desconocidos. Tanto que, como explica Miñano, aún tienen más de 20 especies nuevas por describir.