Una almeja que mejora el agua

En Peligro Crítico de Extinción, la 'Potomida littoralis' (14) o almeja de río ha visto reducidas drásticamente sus poblaciones por la transformación de ríos, acequias, azarbes y otros canales de riego, y la merma de las poblaciones de peces que parasitan durante su fase de transformación de larva a juvenil. De hecho, desde la década de los 80 no se han citado ejemplares vivos. «En el Segura, la fauna piscícola que parasita -barbo del Sur, pez fraile (extinguido en el Segura) y la boga del Tajo- está fatal y la contaminación generalizada de la cuenca podría haber acabado con las poblaciones. Habría que hacer una prospección en profundidad», propone García-Meseguer.

Los autores del 'libro rojo' coinciden en que encontrar una población relicta permitiría extenderla y mantener una calidad del agua idónea. No en vano, esta especie, de la que es competidora la almeja asiática (EEI que causa numerosos problemas en las conducciones de agua), permitiría mantener una calidad de agua idónea, ya que es un organismo filtrador. Además, apunta Esteve, «sería un magnífico bioindicador de la recuperación del río, ya que es una especie que precisa la interacción con otros animales y sería señal de una profunda recuperación. La CHS podría adoptar esta línea de trabajo como emblema de la recuperación del Segura», sugiere.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos