La Región retira 4.100 coches de las calles

Un camión vacía uno de los contenedores de reciclaje de vidrio en un camión. / Guillermo Carrión / agm
Un camión vacía uno de los contenedores de reciclaje de vidrio en un camión. / Guillermo Carrión / agm

Los murcianos reciclan 25.366 toneladas de vidrio en el último año, un 2,3% más que el anterior, pero por debajo de la media nacional

Pepa García
PEPA GARCÍA

Ahora que concluye el segundo trimestre escolar y que es tiempo de notas, en el boletín de la Región de Murcia la calificación de la asignatura Reciclaje de Vidrio de los murcianos sería un pírrico 'progresa adecuadamente'. Eso es lo que se desprende de los datos de 2018 que Ecovidrio ha hecho públicos y que cifran en 25.366 toneladas -un 2,3% más que en 2017- la cantidad de vidrio reciclada en la Región a través de los contenedores instalados por la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión de este tipo de envases. Y más si se compara con las cifras de reciclaje de todo el territorio nacional, que el año pasado marcaron un máximo (893.989 toneladas de vidrio reciclado).

Aunque el gesto de llevar botellas y tarros de conservas al iglú verde para contribuir a la economía circular y a un desarrollo más sostenible sigue creciendo, este incremento está muy por debajo del registrado a nivel nacional, el más alto de la última década, que es del 9% y que sitúa la media del reciclaje nacional en 18 kilos por habitante y año (el equivalente a unos 68 envases). En la Región, cada habitante devolvió el año pasado al mercado 17,2 kilos de media (unos 65 envases), una cantidad inferior pese a que el territorio regional cuenta con más contenedores de reciclaje de vidrio por habitante que la media (uno por cada 204 habitantes). Estas cifras, no obstante, no son homogéneas en los 45 municipios de la Región. Así, las dos ciudades más pobladas de la Comunidad Autónoma, Murcia y Cartagena, solo contribuyeron con 15 kilos por habitante y año a la recuperación del vidrio. Menos de la mitad de la cantidad aportada por los vecinos de Ricote (40,5 kg. hab./año), Calasparra (37,6 kg.), Ojós (32,7 kg.) y Moratalla (32 kg.), los cuatro municipios más 'recicladores' de vidrio de la Región. «Desde que empecé en Ecovidrio, los municipios que siempre han encabezado este listado son Calasparra, Moratalla y Bullas», recuerda el responsable de zona de Ecovidrio. Tres municipios que siguen estando a la cabeza de esta importante tarea, porque como recuerda Roberto Fuentes, «los pequeños gestos cuentan». Por el contrario, los que menos vidrio recuperaron fueron los vecinos de Villanueva del Río Segura (5,5 kg.), La Unión (7,8 kg.) y Alguazas (9,5 kg.).

No obstante, valora Fuentes, las cantidades regionales suponen «una buena ratio y el crecimiento nos indica que vamos en el camino correcto». Y recuerda que los beneficios ambientales de este pequeño gesto son muchos: «Los envases recuperados han evitado extraer de las canteras 30.439 toneladas de materia prima (entre el 75% y el 80% es arena de sílice), el equivalente a más de tres veces el peso de la Torre Eiffel; han reducido la emisión de CO2 en 14.712 toneladas, similar al efecto que produce retirar de la circulación unos 4.100 coches durante todo un año; y han ahorrado 38.049 megavatios hora de energía, lo mismo que el consumo eléctrico de un mes de todos los hogares de la ciudad de Madrid, ya que el vidrio reciclado funde a mucha menor temperatura», resumen desde Ecovidrio.

«Concienciar a los niños tiene mucho rédito, porque son los prescriptores de buenos hábitos en las familias»

Y también justifica las bajas cifras de Murcia y Cartagena por las dificultades para instalar contenedores que impone la densidad de población de ambas ciudades, el entramado de calles existente y la escasez de espacios para ampliar la dotación de contenedores. «Aun así, no somos cicateros a la hora de ampliar el número de contenedores, teniendo en cuenta que su instalación depende también de los ayuntamientos con los que tenemos convenios», detalla el gerente de zona de Ecovidrio. Y explica que en el último año se han incorporado a la red de recogida 125 nuevos iglús (un 2% más) hasta alcanzar un total de 7.233 de estos contenedores.

Concienciar para el 100%

Atendiendo al material que Ecovidrio recogió en el último año, la ciudadanía recupera un 76% de los envases de usar y tirar, con lo que un 24% acaba en los vertederos y se pierde para siempre. Ahí precisamente es donde está poniendo el acento Ecovidrio, porque «nuestro objetivo es reciclar el 100% del vidrio de un solo uso» y achaca esa 'pérdida' a la necesidad de «trabajar mucho en concienciación. Por eso, en el último año, hemos puesto en marcha campañas innovadoras que han contado con un resultado de participación excelente, especialmente con niños, porque darán mucho rédito a medio y largo plazo, ya que son los adultos del futuro, pero también de inmediato, porque los niños son los prescriptores de buenos hábitos en las familias», opina Fuentes. Y recuerda campañas como 'Liga Peque Recicladores', en cuya tercera edición y en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente, el año pasado participaron 8.750 alumnos de 35 colegios de Primaria. «Un pique sano entre diferentes centros escolares por ver cuál consigue reciclar más vidrio, aderezado con actividades que fomentan el reciclado y que explican sus ventajas ambientales», detallan desde Ecovidrio. También la llevada a cabo con los grupos scout de la Región que, «aunque es un colectivo ya concienciado, son campañas que tienen mucho éxito porque los propios scouts inculcan la importancia de reciclar a su entorno, vecinos y establecimientos de hostelería», explica Roberto Fuentes.

El ahorro de energía que supone reciclar 3 botellas equivale a cargar un 'smartphone' todo un año

Mano a mano con la hostelería

«En Ecovidrio se trabaja desde 2015 con los establecimientos de hostelería, restauración y 'catering', ya que para nosotros es un sector muy importante, porque más del 50% de los envases de vidrio de un solo uso son consumidos por ellos». Así, tienen en marcha, desde entonces, la campaña 'puerta a puerta', una iniciativa que pretende suplir las carencias que imponen las zonas de difícil acceso de las ciudades y con alta densidad hostelera como los cascos históricos. Con el nombre '100% vidrio', consistió en repartir contenedores a los bares, restaurantes y cafeterías para que pudieran acumular el vidrio para facilitar el transporte y vaciado de estos residuos al personal que pasa a recogerlos, detallan desde la entidad encargada de este reciclaje en la Región. Una iniciativa en la que participan actualmente 165 negocios.

También con el sector de la hostelería, Ecovidrio ha llevado a cabo este verano la cuarta edición de su campaña 'Toma nota, recicla vidrio', «una iniciativa para sensibilizar a estos negocios durante la época estival y que se restringe a los municipios costeros, los que más turismo atraen durante este periodo. Así, 800 establecimientos de Cartagena, Mazarrón, Águilas, San Pedro, San Javier y Los Alcázares participan en esta iniciativa. A la que se suman las acciones puntuales durante las fiestas en localidades como Jumilla. «Hace 12 años, el reciclaje en Jumilla era muy bajo y mediante convenios con bodegas, ayuntamiento y comisiones de fiestas hemos conseguido que las cifras de la población superen las de la media nacional. Este año han alcanzado los 19,2 kilos por habitante y año», recuerda satisfecho el gerente de Ecovidrio.

Un paso simbólico

Igualmente, a estas cifras regionales de recogida de vidrio de los contenedores, hay que sumar otras 923 toneladas procedentes de plantas de Residuos Urbanos, «un proyecto pionero que permite reciclar los envases que el ciudadano, incorrectamente, ha tirado a la basura, para que vuelvan al circuito para la fabricación de nuevos envases». Aunque el objetivo de Ecovidrio no es este, sino la separación en origen, «como somos conscientes de que hay una parte del vidrio que va a la basura, en Murcia hemos puesto en marcha proyectos para recuperarlo», cuenta Fuentes. Y detalla que, en este caso, trabajan con la planta de tratamiento de residuos de Ulea, donde han realizado una inversión para separar el vidrio 'perdido' de la basura que va al vertedero y que, «a nivel nacional, supone el 5% del total de la materia prima recuperada en el último año».

Y, para evitar que el vidrio acabe en la basura, cuando se deshagan de él, piensen que con solo reciclar tres botellas estarán compensando el consumo energético necesario para cargar su 'smartphone' durante todo un año.

Contenedores decorados e incentivos en la costa

Para lograr incrementar el reciclaje del vidrio que desechan los establecimientos hosteleros, que suponen el 50% de estos envases de un solo uso, Ecovidrio ha puesto el acento en los últimos años en este sector. Así, para responder a las necesidades del incremento de población que se produce en las localidades costeras durante los meses de verano, la entidad de gestión del reciclaje instala contenedores adicionales con receptáculos especialmente decorados para que resulten vistosos aunque se ubiquen en zonas más visibles. A esta medida se suma una especial, «la más importante, se contrata personal para que visite los establecimientos de hostelería para animarlos a reciclar y se les ofrecen medios materiales, como cubos, para que pueden hacerlo. Además, también se les dan incentivos a los hosteleros que más cantidad de vidrio reciclan, como sorteos de viajes, o premios a nivel nacional, como 'masterclass' con cocineros de renombre». Sea por los incentivos o por las facilidades para reciclar, «año a año se va incrementando la recogida una media del 10% y este último verano fue la que tuvo un crecimiento mayor, por encima de esta media y también del incremento propio del consumo», valora el gerente de zona de Ecovidrio, Roberto Fuentes, que insiste en la importancia de este sector para llegar al objetivo del 100% del reciclaje del vidrio.

Más