La conservación de la Huerta, más cerca

Los grupos políticos del Ayuntamiento de Murcia se comprometen a implementar medidas para preservarla

Pepa García
PEPA GARCÍA

Considerada por el Instituto de Patrimonio del Ministerio de Cultura como uno de los 100 Paisajes Culturales de España, la necesidad de conservar este ecosistema productivo, que actúa como cinturón verde de la ciudad de Murcia, como sumidero de CO2 y como reserva de suelo fértil para garantizar la soberanía alimentaria del municipio, se ha convertido en una demanda creciente entre los ciudadanos. Por todo ello y por la defensa del patrimonio cultural, etnográfico y natural que este espacio histórico y singular atesora, la ONG Huerta Viva instó a los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Murcia a explicar cuáles son las iniciativas que defienden para contribuir a su conservación.

Moderado por el arquitecto y miembro de Huerta Viva, Enrique de Andrés, el Colegio de Arquitectos de Murcia recibió al concejal de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta, Antonio Navarro Corchón (PP), Enrique Lorca (PSOE), Daniel Megías (Podemos-Equo), Juan Fernando Hernández (Cs) y José Antonio Moreno (Cambiemos Murcia) para escuchar sus propuestas ante un numeroso público. Todos, sin excepción, se comprometieron en mayor o menor grado a implementar medidas para contribuir a la conservación de la Huerta de Murcia.

Así, Navarro Corchón defendió las actuaciones del equipo de gobierno frente a los ataques y aseguró que la Huerta está «en el centro de atención», valoró la milenaria red de riego, apostó por la agroecología como el camino de futuro de la Huerta y conminó a todos los agentes locales a colaborar para preservar su patrimonio.

Por su parte, Lorca propuso el uso de transporte eficaces y no contaminantes, una ley de protección de la huerta, la defensa de la red de riego como Patrimonio de la Humanidad y el apoyo a la agricultura mediante la marca 'Soy de Murcia'.

Megías reclamó transparencia urbanística, la protección del suelo fértil, la rehabilitación y recuperación de entornos como Monteagudo, la creación de un sendero cultural por El Valle que incluya el Martyrium de La Alberca y la basílica paleocristiana de Algezares (ambos BIC), y la necesidad de conectar a agricultores locales con restaurantes para motivar el consumo local.

Juan Fernando Hernández, por su parte, criticó el abandono de la Huerta en los más de 20 años de gobierno del PP y prometió más de 3 millones de euros presupuestados en la Asamblea Regional para la red de riego y su patrimonio asociado.

Por último, José Antonio Moreno citó el PGOU como culpable de la proliferación de solares y escombreras por toda la huerta y criticó la falta de una disciplina urbanística eficaz para conservar «un paisaje cultural único en España». Asimismo, cuestionó la idoneidad de grandes infraestructuras que fragmentan el valle del Segura «para las que existen alternativas de menor impacto»; propuso convertir el Reguerón en un pulmón verde con arbolado y carril bici; e invitó a Ayuntamiento y Junta de Hacendados a colaborar para evitar la degradación de la red de riego. También planteó la revisión del IBI para promover la actividad agraria y ayudas para el fomento del consumo de productos locales, junto a la creación de una escuela taller para la restauración del patrimonio cultural.