CAZA Y PESCA: UNA ASIGNATURA PENDIENTE

GINÉS LUENGO GILDECANO DEL COLEGIO OFICIAL DE BIÓLOGOS DE LA REGIÓN DE MURCIA (COBRM)

Desde el COBRM queremos dar, en consonancia con el Consejo General de Colegios Oficiales de Biólogos (CGCOB), una señal de alarma en relación a la falta de profesionalidad con la que se están llevando a cabo las actuaciones relacionadas con la biodiversidad y, sobre todo, con la fauna silvestre destinada a actividades cinegéticas, en lo que debería ser un aprovechamiento regulado de los recursos naturales, tal y como señala Jorge Abad García, secretario del CGCOB.

Las sentencias emitidas por el Tribunal de Justicia de Castilla y León anulan preceptos normativos en el ámbito autonómico relacionados con las especies cinegéticas y las cazables, y vienen motivadas por el hecho de que hay ausencia de criterios científicos sólidos para el establecimiento de qué especies deben considerarse cinegéticas y cuáles deben formar parte de las especies cazables, a lo que debemos añadir ausencia de profesionales competentes para la elaboración adecuada de los planes cinegéticos, evitando caer en reiterar los mismos estudios faunísticos sin el asesoramiento científico imprescindible.

Desde el COBRM hemos votado «NO» al borrador de fechas para la orden de vedas de la próxima temporada en la Región de Murcia. Y lo hemos hecho en consonancia con las directivas europeas 2009/147/CE y 92/43/CEE relativas a la conservación de las aves silvestres y de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, que establecen en el ámbito europeo medidas de conservación para determinadas especies sobre las que los países miembros, como España, deben incorporar la regulación que permita la caza de alguna de ellas, pero siempre con las garantías necesarias para que no se ponga en peligro la supervivencia de sus poblaciones.

No solo lo anterior nos motiva para oponernos: existen problemas de base como son el inconveniente de ciertas especies invasoras cuya expansión es un problema demostrado para las especies locales, y otros muy serios, como son el de ciertas especies que están sufriendo un acusado declive en sus poblaciones: ejemplos de ello son la perdiz, la codorniz, la torcaz o la tórtola europea, para algunas de las cuales hemos pedido una moratoria en su caza y evaluación del estado de sus poblaciones.

Hay otros problemas que hemos detectado en la gestión de la caza: se fijan perfiles profesionales exclusivos que generan conflicto con otros. En el caso de la genética de poblaciones, por ponerles un ejemplo, en los borradores se establece que estos estudios solo pueden ser llevados a cabo por veterinarios. Una vez más, el genetista clásico por excelencia, de formación en Biología, queda fuera. Y de hecho, un profesional tan vital en la gestión de la biodiversidad, que vendría a ser la figura del médico en un hospital, queda vetado de todos los textos. Pueden imaginarse los problemas que trae esto después, ¿se imaginan un hospital sin médicos?

Desde el COBRM no pedimos que se prohíba la caza, pues para determinadas especies supone una regulación de sus poblaciones, pero tampoco puede ser una barra libre. Como señala el CGCOB, se trata de dejar en manos de profesionales competentes temas que afectan a nuestro patrimonio natural, al igual que sucede en otras actividades. No se solucionará si se vuelven a aplicar modificaciones normativas y legislativas obviando los problemas de fondo que en realidad deben atajarse. Por nuestra parte, ponemos a disposición de la CARM a un nutrido grupo de biólogos colegiados que podrían ayudar a mejorar la gestión en caza y pesca para que podamos conjugar estas actividades con la conservación de la biodiversidad.

Temas

Pesca