Murcia planta cara al cambio climático

Fotomontaje de vista aérea de La Manga inundada por la subida del nivel del mar pronosticada si persiste el calentamiento global./
Fotomontaje de vista aérea de La Manga inundada por la subida del nivel del mar pronosticada si persiste el calentamiento global.

Nueva Cultura por el Clima prepara una proposición de ley para adaptar la Región al nuevo escenario y mitigar sus efectos adversos

PEPA GARCÍA

La adaptación al cambio climático y su mitigación exigen «un cambio total del sistema y este es el momento, si no queremos perder el tren del futuro», afirma Domingo Jiménez Beltrán, presidente de la Fundación Desarrollo Sostenible y asesor del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), del que fue director; «esto exige una revolución, un cambio completo de mentalidad», apunta Fernando de Retes, arquitecto especialista en arquitectura bioclimática y con 30 años de experiencia en un urbanismo ambientalmente sostenible; «hacen falta actuaciones locales ya para adaptarnos al cambio climático, uno de los problemas globales más grandes», considera Juan Albadalejo, exdirector del Cebas-CSIC e investigador especialista en erosión y conservación de suelos; «necesitamos una estrategia global con trascendencia en todos los sectores de la economía para estar preparados frente al cambio climático», opina Francisco Gil, secretario de Coag y miembro del Consejo Asesor de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma, algo en lo que coincide Manuel Martín, director técnico de ConBici; «se impone un cambio de modelo, no una revolución inmediata pero sí comenzar a caminar en ese sentido», insiste José María Egea, catedrático de Botánica de la UMU y experto en agroecología; «representa una oportunidad que se puede aprovechar ahora para sentar las bases para esos cambios, reorientar las inversiones y generar nuevas oportunidades de negocio», considera Ibon Galarraga, investigador del Centro Vasco para el Cambio Climático (BC3) y experto en políticas medioambientales.

Estos son solo algunos de los especialistas en diferentes campos que han colaborado asesorando y aportando sus propuestas a la Fundación Nueva Cultura por el Clima en la redacción de una proposición de ley de Cambio Climático y Transición Energética en la que se comenzó a trabajar en febrero pasado y de la que ya tienen preparado un primer borrador. «Murcia está considerada 'zona cero' del cambio climático y las proyecciones climáticas nos ponen en una situación muy crítica donde asuntos ya muy graves, como la escasez de agua, las temperaturas extremas, la pérdida de suelo fértil o el decaimiento de las masas forestales tenderán a empeorar». Con estas palabras justifica Ángel Silvente, vicepresidente de la Fundación y al frente de este proyecto, el ingente trabajo al que lleva entregado ya más de 8 meses.

A partir de ahora, «el Centro de Estudios de Bioderecho, Ética y Salud (Cebes) hará una revisión jurídica del texto elaborado para evitar problemas legales y facilitar trámites parlamentarios», explica Silvente, que adelanta que antes, a finales de octubre o principios de noviembre, celebrarán «un encuentro presencial con todos los asesores que han participado para dar al borrador la forma definitiva». A partir de ahí, la idea de Nueva Cultura por el Clima es implicar a organizaciones civiles y sociales y, después, entregar el texto a todos los grupos de la Asamblea Regional para que lo hagan suyo y lo sometan a trámite parlamentario. «Nuestra intención es que haya consenso y la ley no tenga color político ni ideología», aclara Silvente sobre un texto que, hasta los más escépticos, consideran trascendental para favorecer la transición energética y la adaptación a las consecuencias del Cambio Climático. «Las leyes no cambian realidades pero aceleran transformaciones», resume Silvente el sentir de los asesores. Y Galarraga añade: «Sería un hito muy importante y pondría blanco sobre negro las bases para que los compromisos internacionales sean realmente vinculantes». Además, destacan varios de estos expertos, representa grandes oportunidades de negocio y «sitúa a la Región en una situación mejor para liderar la transición energética a la que obliga el cambio climático», considera Jiménez Beltrán.

 

Fotos

Vídeos