Los universitarios dinamizan los negocios que les rodean

La Universidad de Murcia y la Politécnica de Cartagena ofertan este curso más de 8.000 plazas de nuevo ingreso. LV/
La Universidad de Murcia y la Politécnica de Cartagena ofertan este curso más de 8.000 plazas de nuevo ingreso. LV

Los estudiantes generan grandes ingresos a inmobiliarias, copisterías y tascas, que les ofrecen servicios y precios especiales

BENITO MAESTRE.Murcia

Celia Riquelme empezó ayer el grado en Educación Infantil en la Universidad de Murcia (UMU), con una mezcla de sentimientos encontrados: ilusión, respeto y nervios. Se enfrenta a cuatro años de clases, apuntes, prácticas, exámenes... Pero esta nueva etapa, contra todo pronóstico, sentará las bases de su carrera profesional. Como ella, miles de alumnos de la Región y otras comunidades han elegido las dos universidades públicas de la Comunidad (UMU y Politécnica de Cartagena) para continuar su formación académica, una demanda que viene sucediéndose en la última década, gracias a las 8.100 plazas de nuevo ingreso que han ofertado para este curso.

El fin de la Feria de Septiembre y la llegada de Carthagineses y Romanos marcan el inicio de la vuelta a las clases, es decir, Murcia y Cartagena recobran estos días el espíritu universitario. Zonas como las paradas del bus y tranvía, bibliotecas, academias, copisterías y tascas son los puntos neurálgicos de estos jóvenes para los próximos meses, porque alrededor de ellos se mueven multitud de negocios.

El alquiler de pisos es la primera asignatura de los alumnos. Encontrar uno que cumpla la triple 'B' (bueno, bonito y barato) no es sencillo, ya que los precios se han disparados en los últimos dos años y medio. Celia, junto a tres chicas, ha alquilado una vivienda de cuatro habitaciones en la zona centro, por 800 euros. El proceso fue tedioso. Vieron decenas de propuestas por internet, se patearon Murcia en busca de carteles en los balcones y visitaron varios inmuebles.

Los precios de los pisos en alquiler rondan los 700 euros en Murcia Los jóvenes optan por Vistalegre, La Merced y Ronda Norte para vivir

Las zonas de La Merced, Ronda Norte y Vistalegre se revalorizan cada año por la fuerte demanda, dado que están bien comunicadas con el transporte público y cuentan con todo tipo de servicios (supermercados, bares, zonas ajardinadas...). Para quedarse ahí, generalmente, hay que rascarse el bolsillo. Los precios no bajan de los 700 euros, y eso si se encuentran, para un piso de tres o cuatro dormitorios, amueblado, con un baño y sin garaje. Mismo episodio se repite en Cartagena, concretamente en el Paseo Alfonso XIII, la calle Príncipe de Asturias o el Barrio Universitario.

Aun con todo, la Región de Murcia es la quinta comunidad autónoma con el precio medio más económico, por delante de Extremadura, Castilla-La Mancha, Galicia y La Rioja, según los datos del portal 'Fotocasa'. Por su parte, Madrid, Cataluña, Baleares y País Vasco representan las autonomías más prohibitivas.

Una vez encontrado el hogar para los próximos meses, el siguiente paso es instalar una buena conexión a internet. Se trata de un servicio cómodo y casi necesario a la hora de preparar trabajos, enviarlos, consultar calificaciones... y navegar (webs, YouTube, email, redes sociales). De todos es sabido que los jóvenes tienen el presupuesto limitado, de ahí que las operadoras lancen promociones especiales para ellos. Normalmente se caracterizan por ofrecer tarifas ajustadas con características básicas.

La compañía Cableworld ofrece 300 megas de fibra durante un año completo (del 1 de septiembre de 2018 al 31 de agosto de 2019) por 217 euros, más 50 euros de fianza de equipos que se devolverán a su vencimiento tras entregar el router. Sin permanencia ni penalizaciones. El precio incluye el alta, la instalación y el IVA.

Pero hecha la ley, hecha la trampa. Se dan casos de amigos que viven relativamente cerca (mismo bloque, al otro lado de la calle) y deciden compartir los megas, dividiendo la tarifa entre los beneficiarios. Para mejorar la conexión en el piso donde no está el router, suele colocarse un repetidor wifi cerca de ese dispositivo y a navegar.

Otros tienen la suerte de vivir tan cerca de la universidad que hasta les llega la señal de internet a su domicilio. Para acceder, solo tienen que introducir sus claves personales como en la facultad 'et voilà'. De esta manera se ahorran un buen pellizco. Si de ajustarse la cartera va la cosa, las cafeterías, bares y establecimientos afines ofrecen 'wifi gratis' a sus clientes, así uno puede pasar la tarde en un entorno distendido a cambio de, mínimo, una consumición.

Las copisterías y las colas que forman los estudiantes en su interior son un clásico. Las fotocopias de libros, apuntes de compañeros o material que los profesores suben al campus virtual son un indispensable para la mayoría de universitarios. También les suponen un importante desembolso, ya que cada copia (B/N) oscila entre los tres y cinco céntimos.

Estos negocios suelen estar ubicados cerca de las facultades y zonas de paso de los alumnos, con un horario flexible y unos precios asequibles, con la finalidad de captar más clientes. Además, para dar una atención integral más allá de las tradicionales copias en papel, ofrecen distintos servicios: impresión digital, diseño gráfico, encuadernaciones, memorias USB... y el catálogo más completo de material escolar (agendas, cuadernos y bolígrafos, reglas, cartulinas).

El cómo llegar a la universidad es otra cuestión. Unos lo hacen en coche y la mayoría en transporte público. Quienes opten por el tranvía, tienen a su disposición el Unibono Estudiante Universitario con un coste de 20,40 euros y sin límites de viajes durante 30 días. Los que prefieren coger el autobús, el Unibono Universitario cuesta 22 euros, sin límites de viajes y válido para un total de 28 líneas. Esta tarjeta permite viajar entre Murcia y cercanías con destino a los campus universitarios y entre el Valle de Ricote-Playas del Mar Mediterráneo y Menor con las universidades. También existe el Bono Murcia Estudiante, cuya particularidad es que puede usarse tanto en tranvía como en autobuses urbanos o de pedanías. La primera emisión tiene un coste de un euro y se recarga a partir de cinco euros.

Igualmente, los alumnos de la UPCT tienen una buena comunicación. Por un lado, el Unibono incluye todas las líneas de bus dentro del municipio de Cartagena durante 30 días y sin límite de viajes, por 20 euros la carga. El bono que cubre el trayecto Cartagena-Murcia, realizado por la empresa Lycar, tiene un precio de 47 euros para 20 viajes; y las familias numerosas tienen derecho a un descuento del 20% o 50%, según su categoría. Por otro lado, Renfe ofrece un bono mensual de 20 viajes de ida o vuelta por 39,95 euros para el trayecto Cartagena-Murcia y todos los trenes de media distancia regionales. Además, el Feve dispone de tres bonos especiales: mensual (35,25 euros), cuatrimestral (132,10 euros) y anual (238,75 euros).

El ocio nocturno tiene a los universitarios entre sus clientes favoritos. Principalmente por todos los que son. Solo hay que echar un vistazo los jueves por la noche e incluso los miércoles, cuando los estudiantes Erasmus se reúnen para disfrutar de la 'movida murciana'. Las tascas y discotecas se aseguran una afluencia considerable durante los meses que dura el curso académico, con sus respectivas bajadas en los periodos de exámenes.

La oferta es alta y la demanda, también. Asimismo, los locales realizan fiestas temáticas, patrocinadas por alguna marca o de las propias facultades, lanzan precios especiales o contratan a los DJ de renombre para atraer a más fiesteros. En este sentido, la música en directo es un atractivo para llenar las salas y prueba de ello son los conciertos que tienen lugar en la Sala Rem (junto a Centrofama), Revolver (calle Victorio, Murcia), Garaje Beat Club (Av. Miguel de Cervantes, Murcia) y el café Míster Witt (calle San Roque, Cartagena), donde los artistas consagrados y noveles tienen su espacio para interactuar con el público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos