Los turistas acampan en la Región

La Región cuenta con un amplio número de campings que destacan por su localización y sus servicios. LV/
La Región cuenta con un amplio número de campings que destacan por su localización y sus servicios. LV

Los campings, presentes tanto en zonas de montaña como de playa, ofrecen gran variedad de alojamientos que se adaptan a las necesidades de los campistas

BEA MARTÍNEZMurcia

La llegada del verano supone para muchos murcianos un extra de planificación durante los meses previos. Playa o montaña, frío o calor, una semana o dos son algunas de las decisiones que se deben tomar antes del ansiado descanso, cuando toca decidir destino, lugares a visitar y alojamiento.

Aunque esto es lo común, la tranquilidad irradia a aquellos que ya tienen sus vacaciones aseguradas: el camping. Estas zonas, presentes en toda la península, son espacios al aire libre acotados que gozan tanto de servicios básicos (agua y luz) como de piscina, supermercados, gimnasios, bares e incluso alquiler de bicicletas, que transforman esta estancia en unas vacaciones de primer nivel sin necesidad de rascarse en exceso el bolsillo. Las facilidades de estas zonas para alojarse, su cercanía con puntos clave de la costa o la montaña y su precio, mucho más económico que otros tipos de alojamiento, han convertido estos lugares en espacios muy demandados de cara a épocas estivales. Así, según datos de la Federación Española de Empresarios del Campin (FEEC), en la última década los campings han crecido un 15% en pernoctaciones y un 19,6% en campistas nacionales.

A nivel nacional, España contaba, a fecha de mayo de 2019, con 895 establecimientos de este tipo abiertos repartidos por toda la geografía en los que, según datos del INE, hasta mayo se realizaron 9.083.886 pernoctaciones por parte de 1.919.353 viajeros. Para julio y agosto, la FEEC calcula una ocupación media del 80%, unas previsiones de 4,5 millones de viajeros y 22,5 millones de pernoctaciones para el conjunto de estos establecimientos, cifras superadas por la Región, para la que la ocupación prevé llegar al 90%.

Cuentan con supermercados, piscinas y pistas deportivas

La gran diversidad de espacios que posee la Comunidad la convierten en un lugar ideal para la implantación de camping por todo el territorio. Así, Murcia cuenta en su haber con 15 alojamientos de este tipo repartidos por zonas tan diversas como Mazarrón, Totana, Fortuna, Alhama de Murcia, San Javier o La Manga. Según datos del INE, durante los primeros cinco meses del año, en ellos se realizaron un total de 464.745 pernoctaciones por parte de 44.662 viajeros, de los cuales un 55,13% eran españoles y un 44,87% procedían del extranjero.

Para muchas de estas personas, el camping no es ya una forma de viajar, sino un tipo de turismo en sí mismo. Alejados de zonas hoteleras llenas hasta la bandera, ofrecen en muchos casos un ambiente familiar y cercano, además de todo tipo de servicios tanto en invierno como en verano. Esta forma de ver estos espacios es común en gente joven como Rubén Fernández, de 28 años, extremeño afincado en Murcia que ha visitado varias veces espacios regionales de este tipo. Para él «es una opción que da bastante libertad y con la que puedes estar cerca de la naturaleza. Además, no suelen estar tan abarrotados como otras zonas turísticas y hay mucha más tranquilidad. Es otra forma distinta de vivir las vacaciones, tiene más que ver con reunirse con los amigos y hacer cosas sin estar pendiente de horarios o transbordos». Por su parte, el presidente de la Asociación de Camping de Murcia, Alfonso Morenilla, destaca el interés de las familias con niños por este tipo de establecimientos para las vacaciones, debido especialmente «a la seguridad de estas zonas, a sus espacios de ocio y al contacto con el medio ambiente. Es una opción que cada vez se valora más».

Los bungalós son muy demandados por familias con niños

Aunque los campistas coinciden en lo que les aporta, el alojamiento escogido difiere mucho en función de las necesidades de cada uno. Los campings situados en la Región ofrecen múltiples opciones para pasar la temporada estival. La forma clásica de hospedaje por excelencia es la instalación de las tiendas de campaña, de mayor o menor tamaño en función de las personas que se alojen en ellas, que se ubican en las parcelas que posee el camping. Esta opción es, por ejemplo, la que siempre ha elegido Fernández, que asegura valorar «mucho más la experiencia que la comodidad, porque nunca he ido con la intención de depender de una casa, sino con la idea de llevar lo básico y disfrutar únicamente con una tienda de campaña, un saco para el frío, los utensilios básicos para comer y la ropa justa», señala. La segunda opción es otra de las más comunes, aunque solo es válida para aquellos afortunados que poseen una caravana. Este vehículo, que se aparca en las parcelas con acceso de agua y luz, es una especie de casa a cuestas en la que los usuarios disponen de todo tipo de comodidades (habitaciones, sala de estar, cocina y baño, entre otras) en un espacio reducido.

Aunque estas dos formas han sido siempre las más elegidas, en los últimos años han sido desbancadas por la presencia en los campings de bungalows. Estas casas de madera prefabricada ofrecen alojamiento y comodidad a aquellos que no disponen de caravana propia. Morenilla, que también es gerente del camping Las Torres, señala que esta es la opción más elegida por las familias. «De cada diez llamadas que recibo, siete son para bungalows. Aunque la caravana ha sido siempre más común, en la actualidad está siendo desbancada por estas construcciones», incide.

Tradicionalmente entendidos como espacios en los que alojarse de forma barata, los camping han dejado de ser lugares de veraneo básicos para convertirse en verdaderos 'resorts de lujo' por un módico precio. A los servicios de lavandería, parques infantiles, piscinas, áreas de barbacoa y supermercados propios se han añadido otros que han mejorado la estancia y los han transformado en verdaderos destinos vacacionales no solo para los campistas sino también para los residentes que vivan alrededor de estos espacios.

Su amplia oferta y las ventajas que ofrecen con respecto a otros lugares es lo que lleva a Ylenia Lifante a visitar el Camping La Fuente, en el municipio de Fortuna, que dispone de una piscina con hidromasaje, cascada de agua, jacuzzis, baño de burbujas y cama de agua, además de tumbonas, vestuarios y cafetería, entre otros muchos servicios. «Elijo este espacio por cercanía, pero también porque es muy económico. En un balneario, por ejemplo, vas más a relajarte y disfrutar, pero no es un espacio tan libre. Los campings son zonas en las que puedes disfrutar con la familia, tienes más libertad y hay un ambiente más cercano».

Además de espacios acuáticos para refrescarse en verano, los campings de la Región también cuentan con pistas de tenis, fútbol, gimnasios, petanca y parques de juegos infantiles además de actividades para entretener a los más pequeños, como escuelas de verano o actividades dirigidas. Por otro lado, también han añadido entre su amplia cartera los servicios de alquiler de bicicletas eléctricas y otro tipo de vehículos con los que descubrir las zonas únicas en las que estos espacios se encuentran.