Syngenta presenta sus líneas estratégicas en sandía y melón

Víctor García del Águila, con variedades de Kasmira y Bibo. S. T./
Víctor García del Águila, con variedades de Kasmira y Bibo. S. T.

Entre sus logros está haber completado la gama de sandía blanca sin semilla en todos los calibres

S.TRIGUEROMurcia

Syngenta, marca de referencia en semillas de hortícolas de alta calidad, acogió la pasada semana con gran éxito unas jornadas de presentación de sus gamas de melón y sandía a nivel internacional. Estas incluyeron tanto variedades comerciales, como novedades de este año, así como en preintroducción con vistas a lanzar en 2020 al mercado.

En cuanto a sandía, Syngenta presentó los avances en blanca sin semilla, tipología que se ha convertido en referente absoluto en el mercado nacional. «Hemos subido la referencia de sabor que había en el mercado con la nueva gama para seguir siendo líderes en el mercado», asegura Víctor García del Águila, jefe de Producto de Corcubitáceos de Syngenta para España y Portugal.

Entre las variedades de Syngenta destaca la Red Jasper, líder en el segmento de Almería, así como la Kasmira, referente en producción al aire libre. Partiendo de los estándares de calidad que dan estas dos variedades, Syngenta ha logrado completar gama en todos los calibres, potenciando al máximo el sabor, haciendo que el consumo de sandía blanca haya crecido tanto a nivel nacional como en exportación. De esta forma, comercializa sandía blanca sin semilla en su concepto mini (calibre de 1,5 kilogramos) con las variedades Bibo y Petite Perfection como embajadoras; luego estaría el concepto de exportación (calibre 3,5-4 kg) abanderado por la variedad Prestige, introducida recientemente en el mercado; para terminar con los grandes calibres que aportan Red Jasper y Kasmira con un peso que oscila entre los 5-8 kilogramos.

Otra línea estratégica importante para Syngenta es la sandía negra sin semilla, que trabaja bajo la marca Zeraim, que presenta como principal novedad este año la variedad Bahama. La intención es trasladar el programa de blanca sin semilla a la negra sin semilla para completar una gama que abarque todos los calibres. «Hemos empezado con los estándares más demandados en el mercado con el fin de ir introduciendo nuevas variedades en el mercado. Hemos lanzado Bahama y tenemos tres variedades en preintroducción para lanzarlas el año que viene, por lo que en los próximos tres o cuatro años podremos cerrar el círculo», aventura García del Águila.

En cuanto a innovaciones, Syngenta está diversificando en color, tanto interno como externo, en la gama del concepto mini. Una prueba de ello es Yellow Bite, una sandía de carne amarilla muy demandada por el mercado inglés.

Otra variedad novedosa es Master, que presenta un color de la piel verde oliva muy llamativo. Es una sandía mini sin semilla que está convenciendo a los supermercados precisamente porque a la diferenciación de su color se le suma un sabor y calidad muy altos.

En cuanto a las tipologías de melón, Syngenta aprovechó esta cita para presentar su programa de Piel de sapo, focalizado para las necesidades del mercado nacional; melón Charentais, enfocado al mercado francés; y melón Amarillo Canario, bajo la marca Zeraim para calibres pequeños y con destino a Europa.

Las innovaciones también están presentes en el melón Piel de sapo. Syngenta siempre ha sido un referente en genética tradicional desde la introducción de Sancho, variedad que ha liderado durante muchos años el mercado. Ahora, el hábito de consumo ha variado hacia un melón con más conservación, tanto en campo como en tienda, de carne más firme y con una evolución más lenta a la hora de madurar. La respuesta de Syngenta a esta nueva tendencia basada en genética de carne firme son las variedades Airen y Macabeo, muy bien posicionadas tanto en la Región de Murcia como en Castilla-La Mancha.

La intención de Syngenta es cubrir todo el ciclo de producción de España para Piel de sapo.

La mayor novedad en este segmento es un Piel de sapo redondo, totalmente uniforme, de un kilogramo de peso, muy productivo en campo, caracterizado por un color bien estructurado y que guarda el mismo sabor que un melón estándar. El hecho de haber conseguido concentrar todo este sabor en un calibre pequeño hace que muchos clientes se hayan interesado ya por esta nueva apuesta.

Por último, Syngenta aprovechó la cita para descifrar las cualidades de otras tipologías más específicas que se producen y comercializan en países como Brasil, Estados Unidos, Turquía, Italia o Senegal.