El Portal de Belluga, la reinvención de la cocina del Levante español

Fachada principal del restaurante, localizado en la plaza del Cardenal Belluga. P. B. /
Fachada principal del restaurante, localizado en la plaza del Cardenal Belluga. P. B.

El restaurante combina la mejor materia prima de la huerta murciana con sabores, texturas y creaciones culinarias innovadoras

NE. murcia

Situado en pleno centro de Murcia, El Portal de Belluga lleva 25 años satisfaciendo los paladares murcianos más exquisitos. Tras abrir hace cinco años un local en la plaza del Cardenal Belluga, este restaurante ha sabido crear un espacio en el que la fusión de los sabores de la huerta tradicionales se entremezclan con la innovación culinaria más vanguardista. «Tras situarnos en el local del antiguo café bar La Catedral, hemos estado todo este tiempo intentando perder esa etiqueta a través de mejorar horarios de comidas y cenas, el salón y la cocina para ofrecer muchos más servicios», apuntan desde la dirección.

Su actual emplazamiento cuenta con un interior espacioso y bien iluminado, que destaca por tener un gran diseño, además de una extensa barra para aquellos que lleguen al local en busca de pequeñas tapas creativas. Por otro lado, la parte exterior consta de una amplia terraza con capacidad para muchos comensales, en una de las mejores plazas de la ciudad, con vistas espectaculares hacia el monumento por excelencia de la Región, la Iglesia Catedral de Santa María.

Esta verdadera transformación no hubiese sido posible sin un amplio grupo de cocina renovado, encabezado por Salvador Martínez y diversos jóvenes creativos cocineros, todos ellos con formación en diferentes restaurantes, tanto nacionales como internacionales, con estrellas Michelin.

Su equipo está formado por cocineros con gran experienciaTiene una carta renovada y un menú maridaje para parejas

En este sentido, el Portal de Belluga ha sufrido con el tiempo una verdadera revolución que ha sido muy bien aceptada por la gente. Sus complejos platos llevan horas de preparación, lo que se traduce en una mezcla perfecta de sabores, contrastes y texturas. «Jugamos mucho con la casquería, la verdura de temporada, productos murcianos (ñora, alcachofa, ajetes, caracoles...) y guisados tradicionales (escabeches, cocciones a baja temperatura, demiglases reducidas con largas horas de cocción...). Una vez tengas esa base en cada plato, se puede ir más allá y probar mezclas de mar y tierra, fermentos, texturas con químicos y cocciones mínimas buscando el verdadero sabor del producto».

La carta, que ha sido renovada recientemente, posee combinaciones tan espectaculares como fajitas veganas de alcachofa agridulce, gyozas de salmón con salsa Thai, cordero con ajo de manzana asada, caldero mantecoso de quinoa y espirulina y, para los más tradicionales, olla de cerdo melosa con oreja de cochinillo confitada.

Además de estas especialidades, el Portal de Belluga también cuenta con un menú maridaje, enfocado a que las parejas se relajen y disfruten de una experiencia gastronómica de calidad que se complementa con las preciosas vistas de la Catedral desde la terraza. El menú, que puede variar según las existencias del local, se compone de tres entrantes, dos principales y un postre, junto a un vino para 'regar' los sabores, todo por un precio ínfimo de 50 euros por persona.

El éxito consumado que los acompaña desde sus inicios, en Santiago el Mayor, y en la actualidad, en la Plaza del Cardenal Belluga, no ha sido 'flor de un día', sino que es el resultado de un trabajo y esfuerzo constante de todo el equipo para conseguir que «nuestros comensales se lleven la experiencia de probar la cocina del Levante español como nunca antes. Queremos seguir sorprendiéndoles, que nos conozcan como embajadores de Murcia y que se den cuenta de que tenemos algo único para ofrecer que nos diferencia del resto».