Más que nunca, farmacias y pacientes interconectados

F+, el nuevo concepto de farmacia 'inteligente'. /HEFAME
F+, el nuevo concepto de farmacia 'inteligente'. / HEFAME

Hefame acaba de lanzar F+, impulsando una gran variedad de servicios centrados en el apasionante mundo de las nuevas tecnologías

EFQ.Santomera

Un sector que tiene todo el potencial y condiciones para integrar lo más poderoso de la era digital y la tecnología punta es el farmacéutico, una industria que siempre busca la transformación e innovación digital en todos y cada uno de sus procesos. Como consecuencia de la globalización, el sector de la distribución farmacéutica también se encuentra en ese momento de evolución, donde la gestión proveniente de todas las áreas de la empresa debe ser gestionada de forma eficiente y en tiempo real, para así ser más flexibles y atender de manera más eficaz las demandas en concreto de los farmacéuticos, pero también e indirectamente, las de los pacientes.

Por eso, la interconectividad para Grupo Hefame en tiempo real, entre todas y cada una de las áreas de gestión de la empresa, es ya una realidad. Según Javier López, director general del Grupo Hefame, en el camino de la innovación hacia una verdadera empresa 4.0 «se digitalizará, todo lo que se tenga que digitalizar; se conectará, todo aquello que deba conectarse y se analizará todo aquello que deba ser analizado».

El nuevo modelo de empresa requiere una transformación profunda, basada en la integración inteligente de las Tecnologías de la Información (TIC), por lo que Grupo Hefame ha establecido los mecanismos y herramientas adecuados que han posibilitado poner en marcha mejoras de eficiencia para llegar a conectar todos los dispositivos automáticos a nuestro sistema de gestión (ERP) para obtener datos e información.

La empresa está en la actualidad creando planes para integrar herramientas que la hagan más digital para convertirse en una empresa 4.0 real a través de dos vías de actuación claras. Dentro de la primera vía, la interna, la compañía está conectando y obteniendo información de todos los sistemas automáticos y procesos internos y analizando toda esa cantidad de información con herramientas avanzadas de gestión. En palabras del propio director general de Grupo, «actualizamos toda esa cantidad de información (Big Data) con el fin de obtener información muy valiosa que nos permita mejorar y simplificar todos nuestros procesos». «Dentro de la actividad logística, por ejemplo, ya en el proceso de aprovisionamiento obtenemos información digital, con anterioridad a la recepción de nuestros pedidos, utilizando complejos mecanismos de automatización que capturan la información de los productos farmacéuticos». Además ha remarcado que «en el proceso de preparación utilizamos sistemas avanzados de radiofrecuencia que minimizan sensiblemente los errores de preparación de pedidos y, además, en la entrega diaria a farmacias, se geolocaliza y controla en todo momento cómo trascurre el proceso de entrega del pedido».

Para Grupo Hefame, el avance más importante ha sido basar la gestión en las necesidades de nuestros clientes y para ello se ha implementado en la gestión de la propia cooperativa toda una filosofía basada en el denominado CRM (Sistemas de Administración de la Relación con los Clientes) que ayuda a detectar necesidades o incidencias de los socios de la cooperativa y gestionarlas de manera mucho más eficiente y ágil, utilizando flujos de trabajo protocolarizados en los sistemas de información.

Como conclusión, López asegura que el nuevo modelo de empresa 4.0, centrada en los datos requiere de una transformación profunda, basada en la integración inteligente de las TIC en el corazón de las empresas; y concluye que «en ese apasionante proceso nos vemos inmersos muchas empresas españolas que queremos estar al frente y apostar por esta nueva revolución».

También la era de la información y comunicación digital ha impactado a la farmacia comunitaria propiciando un nuevo tipo de paciente, que bien podría denominarse 'e-paciente'. Tal acontecimiento supone para las farmacias un cambio cultural de integración en la tecnología, ya que los nuevos clientes acceden por la Red para demandar servicios de salud con algunas particularidades de compra.

¿Pero, están las farmacias preparadas para adaptarse al nuevo perfil de consumidor? Ahora está más informado, más necesitado de información actualizada y muy preocupado por todo lo que se refiere a su salud. Los datos aseguran que solo un 13% de las farmacias de España cuenta con una web y sólo un 5,3% dispone de un portal de venta. F+ es el nuevo concepto de farmacia promovido por Hefame, que está impulsando una gran variedad de servicios destinados a las farmacias y centrados en el apasionante mundo de las nuevas tecnologías, con la creación de una plataforma que facilita a las farmacias la incorporación a la venta 'online' de forma segura, F+Online (www.fmasonline.com), que permite a las farmacias tener accesibles más de 10.000 referencias mientras que las venden desde su propia página web personalizada. En pocas palabras, F+ es un servicio en el que el objetivo es que el farmacéutico cree su propia página web de venta 'online'.

Junto a todo esto, Hefame también pone a disposición de los farmacéuticos F+, un completo software (CRM) que permite gestionar los distintos servicios, y a la vez que se gestionan las comunicaciones con los clientes.

Además y, para beneficio del propio paciente y seguimiento del mismo, dentro del programa de ha creado F+ Salud, que permite a la farmacia realizar un seguimiento pormenorizado de la salud. Dentro de él, se pueden encontrar la realización de un mapa genético y la realización de análisis y control de diversos parámetros de salud, entre otros.

En definitiva, para que el profesional farmacéutico pueda manejarse en el presente, debe entender la importancia de los servicios y el universo 'online' donde el paciente es el principal beneficiado. No se debe olvidar que la oficina de farmacia y el contacto directo y apoyo del farmacéutico siguen y seguirán siendo imprescindibles para el cuidado de la salud. La comunicación farmacéutico-paciente se ve reforzada por el uso de nuevas tecnologías que les acercarán aún más.