Lo nuevo no parte de cero

Lo nuevo no parte de cero
FREEPIK

Las empresas apuestan por reducir, reutilizar y reciclar los residuos para desarrollar otros productos y contribuir a la protección del entorno

BENITO MAESTREMurcia

Dar nuevos usos a los productos no es un reto de estos tiempos, sino un truco que ya venía practicándolo la vieja escuela. Aprovechar la carne del cocido que sobra para hacer croquetas o utilizar la caja de galletas danesas como costurero son estrategias muy extendidas en los hogares murcianos, principalmente porque aportan grandes beneficios: da un respiro a los bolsillos, fomenta el consumo responsable y contribuye a la preservación de los recursos naturales, entre otros. Este modelo de economía circular, aparte de ser una solución de andar por casa, también se realiza a gran escala. De hecho, es el eje vertebrador de la actividad de algunas empresas.

Es el caso de Muebles Montiel, que basa su modelo de negocio, con más de 30 años de trayectoria, en la compra de mobiliario de oficina usado a grandes compañías o multinacionales para rehabilitarlo y ponerlo a la venta. De este modo, pone en práctica su particular 'regla de las cuatro erres': recuperar, reciclar, reacondicionar y reutilizar, con el objetivo de alargar la vida útil a los muebles de un modo sostenible, puesto que reduce las emisiones y huella de carbono.

Una vez que la empresa adquiere el mobiliario de segunda mano, el personal del taller restaura y reacondiciona cada pieza, al tiempo que sustituye y personaliza tapizados, mecanismos y recambios originales. Gracias a esta puesta en valor, los clientes tienen la sensación de que la única diferencia entre uno nuevo y uno reacondicionado es el precio. Se estima, según la firma, que se ahorran hasta un 70% con respecto al valor original, y además les ofrece un año de garantía por compra, seis meses más de lo que marca la ley.

Estrella de Levante destina las 26.000 toneladas anuales de bagazo para alimento animal

Su amplio catálogo incluye numerosas soluciones, siendo las más demandadas las sillas ergonómicas o de estudio, las mesas de oficina y de escritorio, los armarios y las cajoneras. Estos modelos se caracterizan por su ergonomía, funcionalidad y confort, lo que se traduce en una mayor calidad de vida en el puesto de trabajo.

Así, directivos, autónomos y particulares confían en Muebles Montiel el equipamiento de sus espacios laborales e incluso familiares, principalmente porque «tienen la garantía de comprar las mejores marcas nacionales e internacionales, además de contar con los servicios de mantenimiento, personalización, transporte, montaje y comodidad de pago», explica José Miguel Cegarra, director de marketing de la entidad. Sobre esto último, la marca ha sido pionera dentro de su sector en lanzar la fórmula 'Ofirenting', que consiste en el arrendamiento de mobiliario de oficina por un tiempo determinado mediante el pago de una cuota mensual. Este gasto, cabe añadir, es deducible al 100%.

La diferencia de precio entre un artículo a estrenar y otro recuperado puede alcanzar hasta el 70%

También comercializa mobiliario de oficina nuevo. La empresa vende sus productos a través de su red comercial y tienda 'online', dando cobertura a todo el territorio nacional, siendo Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla y La Coruña los puntos con más clientes.

Estrella de Levante es una marca conocida y reconocida por los murcianos no solo por su inconfundible cerveza, sino también por ser ejemplo de buenas prácticas. Aboga por la sostenibilidad desde el principio hasta el final en el proceso de fabricación, bajo la filosofía de consumir menos recursos naturales y generar menos emisiones y residuos. En este sentido, destaca la línea estratégica orientada al aprovechamiento de los residuos que se generan en la producción de cerveza para utilizarlos en otras industrias.

Precisamente, la empresa de Espinardo produce 26.000 toneladas anuales de bagazo, un subproducto orgánico fruto de la cocción de la malta y el arroz, que, en lugar de ser desechados, son reutilizados al 100%. Así, Estrella de Levante suministra este residuo a numerosas granjas para alimentación animal, principalmente vacuno, gracias a su alto contenido proteico.

La compañía, además, produce biogás en el proceso de depuración de las aguas residuales y cuyo combustible renovable emplea para generar electricidad en esta instalación, lo que reporta un ahorro considerable en el consumo. Otro de sus logros es haberse convertido en la primera empresa de Europa y, por tanto, de su sector en calcular la huella hídrica de cada producto, esto es, mejorar en la calidad de los vertidos que se devuelven al medio y lograr una gestión más eficiente del agua.

De hecho, este sistema ha permitido un ahorro «entre un 30% y 40%» del gasto en los últimos años, cifró Juan Antonio López, jefe de Optimización Energética, Seguridad y Medio Ambiente de Estrella de Levante, durante su participación en el III Foro Futuro en Español, celebrado la pasada semana en el Palacio Almudí de Murcia. «Nos facilita una mayor optimización en los propios procesos, una reducción de costes y, por lo tanto, una ayuda en la toma de decisiones para futuras inversiones. La huella hídrica sitúa a Estrella de Levante como una empresa fuertemente comprometida con la sostenibilidad», indica el responsable de la cervecera.

Los conductores y deportistas que atraviesan la Avenida Reino de Murcia, a la altura entre Juan Carlos I y Juan de Borbón, avistan El Desván Verde, una tienda de segunda mano con un amplio y variado catálogo compuesto por artículos de ferretería, electrónica, menaje, arte, mobiliario, deporte, lectura y música, así como antigüedades.

Su muestrario incluye desde referencias propias de este tipo de negocios hasta reliquias inimaginables, como sillas, mesas, jarrones, baterías de cocina, juegos de café, DVD, libros, cuadros, juguetes, muñecas, pasatiempos y máquinas de escribir, entre otros. El local abre de lunes a sábado, de 10 a 14 horas y de 17 a 21 horas, para que la clientela pueda acudir en el momento que mejor le resulte.

Los clientes, que se dividen entre los que van con la intención de buscar piezas concretas y los que prueban suerte a ver si cayera la breva y encontraran algo de interés, valoran la variedad de la exposición y también la calidad de la misma, ya que no se trata de un cajón desastre al uso. El trato de los dueños es otro factor destacado, así como la lista de precios, que son bastante aceptables.

Precisamente, la tienda lanza promociones efímeras de todo al 50% de manera periódica, con el objetivo de atraer nuevos clientes y fidelizar a los ya existentes. Estas jornadas de descuentos tienen una gran aceptación entre el público, que aprovecha la ocasión para adquirir esas piezas deseadas o concederse un capricho barato.

El establecimiento, además, actúa como punto de compra. Así, quienes tengan por casa artículos que ya no utilicen e incluso crean que son inservibles y están obsoletos, antes de tirarlos a la basura pueden acercarse a esta tienda para tasarlos y, así, obtener algo de dinero. Porque, como dice el dicho popular, 'menos da una piedra'.

Más