El mercado de oficinas se levanta tras la caída de la crisis

Marla Center tiene una terraza donde tomar una copa. Vicente Vicéns / AGM/
Marla Center tiene una terraza donde tomar una copa. Vicente Vicéns / AGM

Los directivos se fijan en los centros de negocios de Murcia por la ubicación, amplitud, equipamientos y aparcamientos

BENITO MAESTRE.

A vista de pájaro, la sensacional Catedral de Murcia despunta con los 92 metros de altura de su torre campanario, el tercero más alto de España tras la Giralda de Sevilla y la Sagrada Familia de Barcelona. Pero el mapa de la ciudad también incluye edificios de oficinas que, aparte de traer un aire neoyorkino a la Región, alteran el paisaje con gigantes que emulan, salvando las distancias, a Manhattan. Los hay repartidos por toda la capital, desde Atalayas y Ronda Sur hasta Juan Carlos I y Juan de Borbón, y destacan por el diseño, tecnología inteligente y amplios aparcamientos. Pese a que su época de bonanza se congeló al inicio de la crisis económica, dejando proyectos en el esqueleto y otros que no pasaron del dibujo sobre un plano, ahora se oyen nuevas voces interesadas por estos centros de negocios.

De hecho, el Grupo Zambudio ha adquirido recientemente la Torre Medi, en Espinardo, donde tiene previsto trasladar su nueva sede. El inmueble tiene una altura de casi 60 metros, con 16 plantas (cada una supera los 100 m2) más una terraza y tres niveles bajo rasante: dos con dependencias destinadas a locales con 1.500 m2 y otro para aparcamientos. Es obra del arquitecto Paco Sola y lo inauguró el expresidente regional Ramón Luis Valcárcel en 2008, aunque la inactividad ha sido una constante durante este tiempo.

Esta infraestructura, rebautizada como Torre Zambudio en honor a la firma, se une al patrimonio del grupo, que posee a escasos metros el Edificio Televisión Murciana. Además, su compra supone una de las mayores inversiones económicas del grupo, constituido hace una década, cuando los hermanos Juan Francisco, José Ángel y Nuria Zambudio decidieron continuar la estela de una empresa familiar que se remonta a mediados de los 90. «Comenzamos en 2008 con solo cinco personas en plantilla y podemos alegrarnos de contar hoy con más de 200 compañeros en el equipo que componen las compañías de nuestras tres áreas de negocio -las nuevas tecnologías, la comunicación y la producción de cítricos-», asegura la entidad en una nota.

Atalayas, Ronda Sur y Juan Carlos I, donde hay mayor número de torres El precio por metro cuadrado oscila entre los ocho y nueve euros

El centro de negocios Marla Center ofrece disponibilidad de oficinas física y virtual. La primera opción es perfecta para los empresarios que buscan una ubicación estratégica en Murcia, en la calle Doctor Pedro Guillén, con una amplia gama de servicios: teléfono IP, mantenimiento y limpieza diaria, atención personalizada de visitas bilingüe y sistema antirrobo. En cambio, la modalidad virtual está dirigida a los 'freelance' y compañías más flexibles, con prestaciones como la atención telefónica, sede social y la reserva por horas de despachos o salas de juntas.

Igualmente dispone de Banaba, una terraza en la cuarta planta donde directivos y público en general se tomen una copa tranquila al tiempo que ven el paisaje y hacen 'networking'. Esta zona de ocio privilegiada, acorde con el ambiente de sillones y mesas bajas en la espectacular terraza de 300 m2, completa a los dos restaurantes del edificio, Pikabú y Sabores, por donde los clientes pueden comenzar su estancia con un buen sabor de boca.

Banaba, al que se accede en ascensor, abre los fines de semana y también cuenta con una estancia interior para los que buscan un ambiente más tranquilo sin renunciar a las sensacionales vistas del entorno. Para ello cuenta con paredes de cristal que cumplen dos funciones: dejar ver el paisaje y aislar el local de los ruidos. En las instalaciones se celebran todo tipo de eventos: desde fiestas privadas hasta cumpleaños, pasando por reuniones de amigos y graduaciones.

Son un emblema arquitectónico de Murcia. No suelen pasar desapercibidas ni por locales, ni visitantes. Y forman parte del centro financiero de referencia. Las Torres Gemelas de Atalayas son las más altas de la capital, con 95 metros de altura distribuidos en 22 plantas cada una y otras tres subterráneas para aparcamientos y locales comerciales. Se inauguraron en 2009 y todavía conservan el título que las acredita como los edificios más altos de la ciudad. Su nombre actual es Urban Center, hoy propiedad del Grupo Fuertes, y esa denominación responde al deseo de levantarse como un centro urbano de negocios.

Estos 'skylines' ocupan una superficie total de 9.600 m2 (incluido el hotel Agalia), tienen fachada de muro cortina con cámara de aire que permite el aislamiento térmico y acústico, y cuentan con ascensores interiores y panorámicos de alta velocidad. También disponen de iluminación ornamental nocturna en varios colores y servicios de vigilancia y seguridad, siendo el primer complejo de oficinas de Murcia con control de accesos.

En la torre B, la única disponible en régimen de alquiler, las oficinas se entregan diáfanas para que el cliente adapte el espacio en función de sus necesidades. Oscilan entre los 55 m2, la más pequeño, y 430 m2, que es la superficie de una planta entera, la cual cuenta con cuatro aseos privados. Los precios varían en función de la altura y van desde los 450 euros al mes para las oficinas más reducidas a 4.300 euros al mes por una planta completa, incluidos los gastos de comunidad. A día de hoy, Profusa, la promotora inmobiliaria de Grupo Fuertes, solo dispone de tres plantas libres en la torre B y otras tres en la A.

El valor diferencial de Urban Center es su localización estratégica, muy próxima al Palacio de los Deportes y al Auditorio Víctor Villegas, con una estructura de hormigón y cristal que presenta un juego exclusivo y reúne el mejor equipamiento inteligente para brindar una estancia confortable. Prueba de ello es que, pese a su céntrico emplazamiento, en los espacios interiores no se oyen los ruidos de la calle.

«El edificio de oficinas JC1 está al 80% de ocupación», indica el director de Oficina de Inmobiliaria Barín, Víctor González, para a continuación señalar que su agencia ha alquilado una planta y media en este 'skyline' -que cuenta con 16 plantas, de 18, para oficinas- desde el verano hasta la actualidad. El precio por metro cuadrado oscila entre los ocho y nueve euros. El responsable sostiene que las empresas grandes son las que más apuestan por estos centros de negocios, principalmente porque buscan espacios amplios.

El complejo JC1, que también consta de instalaciones deportivas, hotel, spa y guardería, despierta el interés de los directivos, entre otros motivos, por el aparcamiento. Además, tiene una excelente comunicación por transporte público con el centro de la ciudad, «que sigue vivo para las pymes», subraya González.

La empresa Construcciones y Alquileres Industriales S.A., la misma que levantó las Torres JMC, conocidas popularmente como las Torres Gemelas de Atalayas, ha construido una torre de oficinas de 12 plantas en la avenida Mariano Rojas, en el entorno de Plazarte. El edificio está prácticamente terminado en un solar de 3.645 m2 de superficie, y que ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros.

Los promotores solicitaron licencia de obra en 2011, pero no fue hasta el pasado año cuando hicieron uso de ella, para que el proyecto tomara cuerpo. Aun así, la promoción no tiene ningún nombre. Con todo, la compañía confía en que adquiera vida a partir de 2019: «En ello estamos».

El edificio se ubica en El Ranero entre tres importantes accesos al centro de Murcia, desde Ronda Oeste a la avenida de Juan Carlos I; desde avenida de los Pinos directamente hasta la Plaza Circular, y la ronda que une Ronda Sur y Juan Carlos I.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos