Mejorar la salud y la imagen, los propósitos que nunca fallan

Mejorar la salud y la imagen, los propósitos que nunca fallan

Apuntarse al gimnasio o cambiar los hábitos alimenticios son algunos de los retos más comunes

NE.

El mes de enero llega a su fin, ese periodo en el que toca iniciar los propósitos que cada año se plantean como metas inapelables, aunque no siempre se cumplan. Los propósitos no dejan de ser deseos de mejora, de poner en marcha algo que se ha dejado a un lado y potenciarlo, dándole ahora prioridad con la finalidad de que la persona se sienta bien consigo misma y con acciones que repercutan en una mejor calidad de vida. Es por eso que los objetivos que se plantean suelen tener que ver con mejorar la salud, con buenos hábitos alimenticios o con actividades deportivas que repercutan en el bienestar, además de en la imagen.

Pero no son los únicos. Aprender idiomas sigue siendo una de las metas de año nuevo más recurridas, ya que es un requisito imprescindible a la hora de la inserción laboral y para desenvolverse en un mercado globalizado, siendo el inglés la más recurrida, seguida del alemán, francés o italiano, u otras que irrumpen con fuerza como el chino y árabe.

Ahorrar sigue siendo otro de los grandes dilemas. ¿Cómo llegar a fin de mes, cubrir todos los gastos y, después de todo, poder guardar unos ahorros? Conseguir una buena rutina de ahorro permite que durante el resto del año se puedan planear viajes y vacaciones en los que disfrutar y darse un capricho.

Otro de los grandes propósitos es dejar de fumar, muy en relación al cuidado de la salud. Supone un objetivo que se repite año tras año, ya que es uno de los más difíciles, por lo que ayudarse de especialistas y técnicas de reemplazo es imprescindible. Se estima que siete de cada diez fumadores sí quieren dejar de fumar, y los expertos aseguran que es posible y algo complejo, por lo que aconsejan adoptar pequeños gestos en el día a día como retrasar el instante de encender un cigarrillo o ampliar las zonas sin humos en casa para reducir a la nada este mal hábito. También mejora la economía del hogar, de media, unos 1.440 euros al año.

Sentirse a gusto con uno mismo y conseguir el físico deseado es uno de los grandes retos, especialmente después de la Navidad, cuando las ingestas son mayores debido a la gran cantidad de eventos sociales que conllevan esas fechas. Es el momento de cambiar los hábitos, comer más saludable, apostar por frutas, verduras y evitar comidas pesadas o fritos con gran carga calórica. No se trata solo de seguir una dieta para estar en indicadores saludables, sino de conseguir una rutina alimenticia que contribuya al bienestar.

Por suerte, en la Región de Murcia se encuentran los más altos estándares de calidad en hortalizas, frutas y verduras, también con opciones bio y ecológicas para aquellos que prefieren apostar por este tipo de alimentación, resultado de la agricultura local. Además, cada vez se encuentran más 'superalimentos', productos mayoritariamente crudos muy densos en nutrientes, llenos de vitaminas, antioxidantes o propiedades antimicrobianas; y alicalimentos, productos híbridos entre el alimento y el medicamento que ayudan a cuidar la salud, ya que contribuye a reducir el colesterol, prevenir el constipado, mejorar la línea, etc.

La actividad física es fundamental, no solo con el objetivo de romper el sedentarismo y mantener la línea, sino también para fortalecer la musculatura, mejorar la resistencia y desconectar de la rutina, consiguiendo centrarse en otros objetivos y dejando la mente en blanco. Los gimnasios son los grandes aliados, no solo porque ofrecen la posibilidad de trabajar el físico en multitud de máquinas, sino también porque permiten conseguir los objetivos a través de clases guiadas por profesionales.

No obstante, la apuesta deportiva no solo se centra en salir a correr o apuntarse al gimnasio, sino apostar por nuevas actividades como la danza o deportes en grupo, que contribuyan a la socialización y que mejoren la coordinación y el rendimiento físico.

Todo es posible siempre que la pereza o el cansancio de la vida diaria no venzan. Lo importante es marcarse los objetivos de forma firme y a medio plazo, siendo realistas con los resultados que podemos conseguir, a la vez que se consigue una la alimentación sana y equilibrada.