Makro potencia su imagen de mercado tradicional con importantes mejoras

El surtido de Makro incluye 18.000 referencias, con una gran variedad de perecederos. A. Durán / EFQ/
El surtido de Makro incluye 18.000 referencias, con una gran variedad de perecederos. A. Durán / EFQ

La empresa estrena un área exclusiva para la distribución y una sala de venta totalmente adaptada

BENITO MAESTRE.

Makro Murcia afronta la nueva temporada con grandes cambios en sus instalaciones, con la finalidad de mejorar la experiencia de compra de los clientes hosteleros. El plan de mejoras, que se ha ejecutado durante el verano, ha consistido en dos ejes. En primer lugar, la creación de un área específica para el servicio de distribución a hostelería a cuatro grados de temperatura para garantizar la cadena de frío, con sus muelles de carga exclusivos y su propia cámara de congelados independiente. «Con ello hemos ganado en calidad de servicio y en eficiencia a la hora de organizar las entregas a los hosteleros», explica Rafael Arroyo, director de Makro Murcia. La otra reforma se ha centrado en la adaptación de la sala de venta, reduciendo la superficie de exposición y redistribuyendo las familias de producto con el objetivo de facilitar y mejorar la experiencia de compra del cliente, además de actualizar la imagen corporativa.

Estas obras comenzaron en mayo y, por los resultados de las mismas, han supuesto una mejora integral del lugar. «Han sido tres meses muy duros en los que hemos distribuido la práctica totalidad del centro. Si algo molesta de verdad a nuestros clientes es que le cambiemos los artículos de sitio, por ello les pedimos mil disculpas y les agradecemos su paciencia y fidelidad», confiesa Arroyo, para a continuación resaltar que «son en esos momentos cuando se demuestra la confianza depositada por quienes nos han elegido como proveedor y eso es algo que a mí y a todo el equipo de Makro Murcia nos llena de orgullo».

Porque el contenido importa tanto como el continente, Makro ha optimizado la experiencia de compra del cliente de forma significativa. Por un lado, transformando el acto de compra en un proceso sencillo y rápido, para ello se ha reducido la superficie de venta. Echando la vista atrás, Makro Murcia abrió en 1997 dando respuesta a las demandas de los clientes de la época, con un gran espacio destinado a los productos de no alimentación. Ahora el surtido ha evolucionado en paralelo a las necesidades de los hosteleros. Así, el gigante de distribución ha optado por reducir su catálogo y metros de sala para optimizar la visita de los clientes «que vienen con el tiempo justo para comprar».

La nueva zona garantiza la cadena de frío para un servicio más eficaz «Ahora el acto de compra es más rápido y sencillo», afirma el gerente

De este modo, «encuentra una tienda mucho más compacta, organizada por familias de productos más cerca de su carro, teniendo que recorrer menos metros y, por tanto, disminuyendo el tiempo de compra», justifica el gerente. A esto se suma su compromiso de convertirse en el principal mercado de la hostelería, esto es, potenciando aún más las secciones de perecederos, «el auténtico motor de la restauración», bajo los principios de frescura, confianza, proximidad y relación profesional a profesional.

Makro entra en septiembre «con mucha ilusión y una batería comercial llena de ofertas, las propias de nuestro aniversario (su desembarco en España fue en 1972, concretamente en Madrid) y las propias de la Feria de Murcia», subraya Arroyo. No obstante, por los 46 años de andadura, el calendario recoge más iniciativas: catas, semanas temáticas, talleres, descuentos, sorteos de carros llenos de productos de sus marcas y la promoción del 'Día de la Hostelería' con ventajas para los clientes que se adhieran al evento en octubre, entre otros.

A nivel interno, la tienda de Murcia pretende consolidar su estructura comercial hacia el liderato regional del sector cash&carry, así como en el modelo puerta a puerta con el servicio de distribución a hostelería. «Este es nuestro reto para el futuro inmediato», indica.

Con todo, Makro ha sabido ganarse su puesto en la lista de confianza de los restauradores de la Región. La excelencia se refleja en su amplio surtido. «Nadie en Murcia trabaja con 18.000 referencias disponibles para la hostelería», presume Arroyo. De esa cifra, más de 400 son de frutas frescas, más de 100 de pescadería y más de 200 de carnes (incluido el kobe), pasando por flores eléctricas y navajas de las Islas Cíes. Aparte de cantidad, también destaca por el precio. De hecho, realiza periódicamente una selección de artículos promocionados como 'Mikroprecios' que el sector (el 95% está especializado en menús diarios y tapas) recibe con gran aceptación.

Igualmente, su equipo humano y la relación que mantiene éste con el cliente son piezas fundamentales, lo que se traduce en un valor diferencial. «Bajo el lema 'Tú éxito es nuestro compromiso, nuestros expertos conocen quién hay detrás de cada persona que va a su sección: su negocio, características, necesidades y cómo podemos ayudarles», asegura. Por ello no es de extrañar que en sus pasillos coincidan hosteleros de distintas categorías, unos de restaurantes con estrellas Michelin, otros de ventas de carretera, algunos de gastrobares e incluso de cantinas de equipos de fútbol o de universidades. Pero todos tienen su sitio en esta casa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos