Incertidumbre ante las últimas reformas laborales

En la actualidad estamos asistiendo a importantes cambios legales de contenido laboral, mediante la utilización del real decreto ley, que se traducen en nuevas obligaciones para las empresas

FRANCISCO JAVIER ROJAS Socio del Departamento Laboral de Garrigues

Entre otras, destacan muy especialmente la ampliación del permiso de paternidad, la obligación de las empresas con 50 o más trabajadores de negociar un plan de igualdad con los representantes de los trabajadores, el establecimiento de un registro con los valores medios del salario desagregado por sexo y distribuidos por puestos de trabajo para detectar la posible existencia de una brecha salarial discriminatoria o la obligación de contar con un registro diario de jornada, donde conste de forma obligatoria el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de cada trabajador, que además deberá conservar la empresa durante cuatro años.

Los cambios indicados se suman a otras novedades, también muy recientes, como el incremento del salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales, el tratamiento laboral de los datos personales de los trabajadores o la necesidad de elaborar dentro de la empresa un protocolo de desconexión digital.

Algunas de las medidas, como el registro salarial, son de aplicación inmediata, mientras que la vigencia de otras (el registro horario o la ampliación de los planes de igualdad a más empresas) están sujetas a un plazo.

Nos encontramos, por tanto, frente a un escenario que genera cierta incertidumbre entre empresarios y trabajadores. Ante este nuevo marco legal, como profesionales del derecho del trabajo, nos interesa llamar la atención sobre la posible inseguridad jurídica que todos estos cambios podrían ocasionar derivados de la puesta en práctica de medidas como el registro de jornada.

Planteada de este modo la situación, confiamos en que la tramitación parlamentaria de los reales decretos en los próximos meses contribuirá a clarificar y a pulir adecuadamente su contenido para que todas estas nuevas obligaciones resulten más claras para todos, evitando las dudas interpretativas que su texto plantea.

Mientras tanto, es recomendable analizar el alcance que en cada caso pueden tener estas novedades para establecer los adecuados controles y protocolos en las empresas, a fin de evitar incumplimientos que podrían dar lugar a sanciones o reclamaciones judiciales.