Las empresas trabajan la motivación de sus empleados

Las empresas trabajan la motivación de sus empleados

Proponen iniciativas relacionadas con la flexibilidad en el horario, la creación de espacios dinámicos y la participación en eventos a fin de fomentar el compañerismo

BENITO MAESTRE.Murcia

Se confirma que los empleados motivados son más productivos. Es, por tanto, una máxima que beneficia tanto a la empresa como al propio trabajador. Pero esto no solo se consigue con aumentos de sueldo, pagas extra e incentivos económicos, sino que existen otras formas de 'mimar' a la plantilla para que se sienta a gusto y, por ende, conservar el talento en sus filas.

Entre las principales técnicas que se están llevando a cabo en la actualidad, la flexibilidad en el horario despierta el mayor foco de interés. En este sentido, establecer la jornada intensiva en los meses de verano (julio y agosto) para que el equipo humano pueda disfrutar de mayor tiempo de ocio consigue aumentar la calidad de vida y facilitarles la conciliación personal, laboral y familiar. Otras medidas de peso tienen que ver con la reducción del tiempo de la comida con la finalidad de adelantar el turno de salida o echar más horas durante la semana para tener libres los viernes por la tarde.

También se recomienda reconocer los logros de los compañeros con felicitaciones, halagos y muestras de cortesía (que no cuestan nada y significan mucho), cuyas expresiones contribuyen a valorar el esfuerzo y reforzar el sentimiento de permanencia, lo que favorece un buen clima laboral y la consecución de objetivos. Por su parte, la 'gamificación' introduce el lado divertido de los juegos en campos como el de los negocios (marketing, recursos humanos, educación) para adquirir diferentes habilidades, progresar en la formación e implicarse en la compañía, a través de experiencias que involucren a las personas. Por ejemplo, un juego puede ayudar a gestionar mejor el correo electrónico o fidelizar clientes.

El 'after work' permite hacer piña y ampliar la red de contactos La instalación de zonas de descanso y los videojuegos ganan adeptos

El fenómeno 'after work' lo practican frecuentemente los empleados para estrechar lazos, brindar por los buenos resultados y desconectar del trabajo antes de llegar a casa. Unos optan por la caña de siempre en el bar de la esquina y otros prefieren las tascas con música y gentío. A este plan ellos son más asiduos que ellas, con edades entre los 25 y 50 años, de clase media-alta, y residentes en ciudades de más de 50.000 habitantes. Incluso sirve para ampliar la red de contactos profesionales, el conocido 'networking', y personales. Se dice que en los bares es donde más se liga.

La oferta de programas de salud y el fomento de hábitos saludables motiva a la plantilla. Prueba de ello fue la alta afluencia de participantes en la primera Carrera de Empresas de Murcia, que organizó 'La Verdad', el Ayuntamiento de Murcia y la Federación Regional de Atletismo, con el patrocinio de Audi Huertas Motor y la colaboración de Tecnodiesel Murcia y OronaPecrés. La prueba popular reunió a unos 800 corredores de una amplia representación del tejido productivo regional, el pasado 20 de mayo, con el objetivo de fomentar el deporte y el ocio en el ambiente laboral, aprovechando el auge del 'running'.

Los deportistas participaron en equipos de cuatro, pudiendo inscribir cada entidad a tantos grupos como quisiera y contándose para las clasificaciones los tres mejores tiempos de cada equipo (excluyendo la peor marca del cuarteto). Asimismo, la firma Equilabo se proclamó campeona en la categoría masculina, ElPozo Alimentación triunfó en la categoría femenina y Decathlon se impuso en la categoría mixta. Por su parte, el Grupo Huertas demostró su enorme poderío al sumar 12 equipos (48 personas), de los que cuatro eran mixtos y el resto hombres, siendo la compañía con mayor representación.

La distancia de la carrera absoluta fue de diez kilómetros, saliendo y acabando en el Paseo del Malecón. Los corredores se emplearon a fondo para defender los colores de su empresa por la mota del río Segura, cuyo terreno presenta tramos de asfalto, tierra y albero, haciendo la competición más completa y amena. Además, muchos participantes optaron por personalizar las camisetas con el logo de sus negocios, las cuales acabaron empapadas de sudor como muestra del esfuerzo por alcanzar el pódium.

La gran acogida de la primera Carrera de Empresas de Murcia tiene asegurada una segunda edición para el próximo mes de mayo, según apuntan desde la organización. Unos repetirán la experiencia y otros podrán sumarse junto a sus compañeros de curro para dejar el pabellón bien alto.

ElPozo fue otra de las marcas que mayor representación tuvo en la prueba popular al registrar ocho grupos, pero su política orientada a motivar y dar valor a las iniciativas de sus trabajadores va más allá. De hecho, la compañía celebra anualmente la reunión de sus Grupos de Mejora, ya van XXXIV ediciones, con el objetivo de mejorar la calidad de los procesos más significativos de la cadena productiva, a través de medidas concretas que proponen sus trabajadores.

En esta iniciativa interna han participado este año 326 empleados (más del 8% de la plantilla), que han ideado 204 actuaciones relacionadas con todas las áreas de la compañía, como medio ambiente, mantenimiento, prevención, procesamiento de carne, logística, fraccionamiento o seguridad alimentaria, entre otras.

Estos grupos, por los que la empresa lleva apostando desde hace más de tres décadas, actúan como equipos de excelencia multidisciplinares integrados por trabajadores comprometidos y entrenados en técnicas de resolución de problemas y en el uso de herramientas de calidad. Su finalidad es detectar oportunidades de mejora y proponer actuaciones que permitan ganar en eficiencia, reducir costes y satisfacer mejor las necesidades y las expectativas de los clientes.

En esta edición se han constituido 34 Grupos de Mejora que han presentado medidas concretas, con un alto grado de implantación y que suponen la puesta en marcha de planes de ahorro energético, optimización de procesos productivos, materiales y equipos o diferentes mejoras organizativas y medioambientales.

Otra manera de mejorar y aumentar la productividad de la plantilla tiene que ver con los espacios de trabajo. Ahora, la tendencia apunta a los ambientes inspiradores, cercanos y dinámicos. Muchas empresas los han creado con una mano de pintura, nuevas zonas de descanso y propuestas de ocio tipo futbolines y videoconsolas para hacer un poquito más feliz a su capital humano.

Hasta hace bien poco, las oficinas creativas eran territorio casi exclusivo de las firmas de base tecnológica, las artes y el entretenimiento, pero afortunadamente su influencia se ha popularizado. En este asunto, los arquitectos tienen la misión de adaptarlas a las actividades para las que están destinadas, aportarles funcionalidad y toques que den ganas de entrar y quedarse en su interior. Eso sí, conservando la identidad de cada empresa e invitando a la comunicación entre los miembros, el trabajo en equipo y los tiempos de esparcimiento.

En este sentido, unas apuestan por las tonalidades vivas, tanto en los colores como en la forma de las estancias y mobiliario, y las salas abiertas y polivalentes, que facilitan la interactividad y el intercambio de ideas entre compañeros. Otras ponen a disposición de la plantilla una amplia oferta de propuestas de ocio: billares, mesas de ping-pong, consolas de videojuegos de arcade... que contribuyen a mejorar la concentración, refrescan la mente y aumenta las habilidades cognitivas.

Aparte, el manejo de las emociones juega un papel decisivo. Por ello, se recomienda que los directivos las gestionen a través de estímulos positivos, relativizando los problemas, con un clima de trabajo sin malos rollos, más comunicación y fomentando los hábitos saludables entre los empleados. Porque si uno predica la alegría, interés, diversión... el entorno se beneficia.