Diferencias geográficas

Por zonas geográficas, el estudio de 'Situación Consumo' también revela una heterogeneidad elevada en el grado de penetración del comercio electrónico. La participación de las ventas por internet es comparativamente elevada en algunas de las provincias más pobladas, como Madrid, donde el porcentaje se sitúa por encima del 16%, Barcelona o Baleares, con un porcentaje del 12% o Zaragoza, cuyo porcentaje se sitúa ya en el 8%.

El peso del canal digital en las ventas también es significativo en provincias del interior de menor tamaño, como Huesca, Burgos o Albacete, cuyo porcentaje se sitúa en torno al 9%, 8% y 7%, respectivamente. Por el contrario, no alcanza el 2,5% en Ceuta, Melilla, Soria, Cádiz, Cáceres y Guadalajara.

BBVA Research señala que esta relación no lineal que existe entre el tamaño de la provincia y la penetración del comercio electrónico podría estar causada tanto por la mayor concentración de empresas que venden por internet en los lugares más prósperos, como por la especialización regional y la menor disponibilidad física de bienes y servicios en localidades pequeñas.

De hecho, las empresas radicadas en algunas provincias de tamaño reducido, como Ávila, Cáceres, Zamora, Segovia o Cuenca, entre otras, son las que han experimentado un mayor incremento de su facturación por internet entre los años 2016 y 2018.