Clínica Díaz Caparrós, compromiso con la calidad, profesionalidad y experiencia

El doctor Félix Díaz Caparrós, en su nueva clínica en la calle del Carmen, 26. F. D. C./
El doctor Félix Díaz Caparrós, en su nueva clínica en la calle del Carmen, 26. F. D. C.

El centro, especializado en otorrinolaringología y medicina estética, ofrece tratamientos que lo han convertido en todo un referente

S.T.

Siempre a la vanguardia y siempre pionera. La Clínica Díaz Caparrós continúa creciendo y lo hace bajo el lema de 'salud, belleza y bienestar' que tan bien resume su filosofía y la forma de abordar y dar la mejor solución posición a cuantos casos se les presentan en áreas como la otorrinolaringología y la medicina estética.

Otorrinolaringólogo con 27 años de experiencia, Félix Díaz Caparrós comenzó en el hospital público del Rosell y posteriormente se trasladó al Santa Lucía. Díaz Caparrós es doctor en Medicina y Cirugía sobresaliente Cum Laude con tesis doctoral en Barotrauma y Medicina Hiperbárica.

Trata todas las patologías vinculadas a la otorrinolaringología, pero especialmente todo lo que afecta a la audición, donde es un referente absoluto. Es especialista en implantes y soluciones auditivas, muchas de las cuales aplicó y sigue haciéndolo con éxito de forma pionera en la Región de Murcia.

Desde hace nueve años, el doctor Félix Díaz Caparrós también se especializó en medicina estética, donde se ha convertido igualmente en referente tanto a nivel nacional como internacional.

Son numerosas las cualidades que atesora esta clínica de salud, belleza y bienestar que la posicionan como referente en la Región de Murcia, comenzando por la relación estrecha que mantiene con numerosos especialistas. Cuenta con la colaboración de un audiólogo-protesista o un electroneurofisiólogo que permiten ofrecer soluciones y diagnósticos muy completos en pacientes con problemas de audición, acúfenos y otras patologías diversas relacionadas con la otorrinolaringología.

En el campo específico de belleza y bienestar, la clínica ofrece numerosos tratamientos de medicina estética, muchos de los cuales no conllevan cirugía. España es un referente en este terreno y la clínica Díaz Caparrós es un buen ejemplo, incorporando los avances que se van produciendo en este campo de forma acertada y exitosa para satisfacción de quienes se ponen en sus manos. «Mi misión es poder ofrecer y enseñar las virtudes de la medicina estética, y para eso solo abogo por la profesionalidad y por los mejores productos», asegura el doctor Díaz Caparrós.

El lema de la clínica es 'Innovadores' y responde a la filosofía de Díaz Caparrós de incorporar continuamente los tratamientos y las técnicas más novedosas, siempre con el aval y la garantía de que los resultados están clínicamente demostrados.

Los pacientes que acuden a Díaz Caparrós valoran muy positivamente el trato personalizado y la cualificación profesional del equipo que integra la clínica, siempre dispuesto a ofrecer un diagnóstico certero y la mejor solución en cada caso que se les plantea.

La clínica ha vuelto a sus orígenes trasladando sus instalaciones a la calle del Carmen, en pleno corazón de Cartagena, donde ofrece estas dos especialidades: medicina estética y otorrinolaringología con audiología. «Estoy seguro de que vamos a poder seguir ayudando a muchas personas como hemos venido haciendo hasta ahora, poniendo todos nuestros recursos y experiencia al servicio de la gente que nos necesita», asegura Díaz Caparrós, que se muestra entusiasmado con esta nueva etapa que afronta la clínica, repleta de nuevos retos, entre ellos continuar incorporando servicios a través de la colaboración con nuevos profesionales que puedan ayudar todavía a ser más completos.

El doctor Félix Díaz Caparrós realiza sus cirugías en el Hospital La Vega en Murcia y al mismo tiempo pasa consulta todos los días de la semana en la clínica en Cartagena.

Félix Díaz Caparrós ha entregado su vida al trabajo y lo sigue haciendo. En febrero tiene previsto volver de una excedencia a la medicina pública, incorporándose a su plaza en Santa Lucía, pues considera esencial ofrecer también sus conocimientos en la pública.