Caja Rural Central abre nueva oficina en Alcantarilla

El equipo humano al completo de la nueva oficina de CRC en Alcantarilla./Alfonso Durán / EFQ
El equipo humano al completo de la nueva oficina de CRC en Alcantarilla. / Alfonso Durán / EFQ

La entidad financiera estrena sucursal en la Región con una estética acorde a su innovador modelo de negocio e identidad corporativa

NEMurcia

Caja Rural Central (CRC) sigue creciendo y muestra de ello es que añade una nueva oficina a su red comercial en Alcantarilla, ampliando así su renovado modelo de negocio con una confirmada vocación de servicio público, basado en una banca útil, universal y cercana. Esta nueva sucursal está a pie de calle, cerca de quienes importan: las personas, y así lo van a poder comprobar los ciudadanos de Alcantarilla, que a partir de ahora disfrutarán de un servicio integral para cubrir sus necesidades financieras, tanto personales como profesionales.

La oficina está a la altura del dinamismo económico de este importante municipio de la Región de Murcia, ubicado en la zona noroeste, dotada con las nuevas tecnologías y con un enfoque multicanal para un acceso ágil a todos los servicios financieros que, junto a la alta especialización del equipo de profesionales de la oficina -formado por Marcos José Martínez, Carmen María González, Carmen María Zamora, Camilo Andrés Parada y el responsable de la zona, Ginés Argilés-, prestará a todos los vecinos de Alcantarilla un servicio de calidad.

La estrategia de crecimiento de Caja Rural Central pasa por la expansión de su red de oficinas, incrementando su cuota de mercado geográfica a través de mayor capilaridad, garantizando su rentabilidad a largo plazo.

La nueva sucursal de CRC, ubicada en el número 183 de la Calle Mayor de Alcantarilla, es una oficina que refleja su nueva identidad corporativa para reforzar, potenciar y maximizar el valor de la marca en el mercado y, a su vez, diferenciarla de sus competidores.

Caja Rural Central ha adoptado una serie de cambios, tanto internos como externos, para seguir ofreciendo a sus socios y clientes soluciones financieras personalizadas. Se trata de una evolución en su modelo de negocio, basada en el asesoramiento y especialización en banca pyme y banca personal, con el fin de ofrecer un servicio óptimo, mejorar el diálogo financiero y experiencia de sus socios y clientes.

Caja Rural Central responde a cada cliente con un servicio integral para cubrir todas sus necesidades y, además, un trato personalizado para mantener una estrecha relación. De esta manera, el cliente tiene la tranquilidad y confianza de poder disfrutar de las ventajas que se ajustan a su perfil.

El actual modelo de relación con sus clientes se apoya en el conocimiento de las necesidades financieras de particulares y empresas, lo que sustenta la situación preferente de CRC en el sector y zona de influencia. La misión, visión y valores de Caja Rural Central que continúa con su estrategia de prudencia y fortalecimiento de la solvencia, la convierten en una marca de confianza, lo que garantiza una relación estable con sus grupos de interés.

En el año de su centenario, la entidad sigue manteniendo la proximidad con el mercado del territorio en el que actúa ya que es su mayor riqueza y diferenciación. CRC es vital en los territorios en los que se encuentra y desempeña un papel que otros agentes del sector financiero no han desarrollado con la misma intensidad que CRC.