Bicicleta Viajera, un programa solidario que pretende devolver la ciudad a los niños

Presentación del programa Bicicleta Viajera en la Infancia. itAI/
Presentación del programa Bicicleta Viajera en la Infancia. itAI

El itAI pone en marcha esta ambiciosa iniciativa con el objetivo de que alcance una dimensión nacional

S. TRIGUERO.

El pasado 20 de septiembre nacía el Instituto Tecnológico de Atención a la Infancia (itAI), presidido por Juan Cerón, profesor de Educación Física en Secundaria y Bachiller y en su día concejal de Deportes en Alhama de Murcia, que tras sufrir un ictus isquémico el año pasado se ha propuesto devolver a la sociedad la segunda oportunidad que le ha dado la vida.

El itAI se ha presentado en sociedad con un ambicioso proyecto educativo, la Bicicleta Viajera en la Infancia, que busca impulsar desde las instituciones públicas un cambio en los hábitos de movilidad de los ciudadanos que resulte en una mayor calidad de vida.

El objetivo de este programa, que tendrá como protagonistas a niños de entre 2 y 6 años, así como a sus familias, es contribuir a una sociedad más sana, activa y respetuosa con el medioambiente. «Creemos que el uso de la bicicleta puede transmitir unos valores positivos a los ciudadanos más jóvenes, para que las

ciudades del futuro sean a su vez más sostenibles», asegura Juan Cerón, que entiende que «existe por parte de todos el deber de devolver el uso de la ciudad a los niños».

La Bicicleta Viajera en la Infancia busca la actividad física procurando además el uso de la bici como medio de transporte sostenible, idea que el itAI trata de transmitir a la sociedad. «Instituciones y empresas deben involucrarse para que en la sociedad haya un cambio de mentalidad que es muy necesario», argumenta Cerón.

El proyecto consta de tres partes. En primer lugar, se trabaja en una obra de títeres de concienciación sobre el uso de la bici y que se irá desarrollando en espacios culturales de la ciudad. Además, la obra está protagonizada por perros para que también se conciencie sobre la protección a los animales.

La segunda parte consta del desarrollo de sesiones prácticas con bici en colegios. Las bicicletas son de madera y sin pedales y se han importado de Chile a una empresa que trabaja de forma sostenible.

La tercera parte es la celebración de Biciolimpiadas en diferentes espacios deportivos de las ciudades que apuesten por el proyecto. En este caso los niños participantes recibirán una camiseta y una medalla que tiene como protagonistas a Miga y Migo, las mascotas del programa.

El objetivo es que el proyecto alcance una dimensión nacional, para lo que se han iniciado contactos con ciudades de Murcia, Alicante, Almería o Castilla-La Mancha. El itAI reclama el apoyo de entidades y empresas dispuestas a impulsar los valores de acción social y promoción que defiende.

Como el proyecto nace en Murcia, el itAI quiere que Alejandro Valverde sea el embajador del mismo. El presidente de honor va a ser la Federación Española de Enfermedades Raras, pues un porcentaje de los ingresos que se recaude con el programa va a ir destinados a ellos.

Por otro lado, con motivo del periodo navideño y con la intención de incentivar el carácter solidario de la sociedad murciana, el itAI ha desarrollado una campaña sorpredente. Ha elaborado un árbol de navidad desmontable de 60 cms. construido con palets reciclados donde uno de los elementos serán 48 golosinas de palo. Con la compra de cada una de estas piezas se subvencionará parte del programa Bicicleta Viajera en la Infancia, al tiempo que una parte de la recaudación irá destinada a facilitar una estancia más agradable a los niños con cáncer hospitalizados en La Arrixaca, así como a D'Genes para tratar de dar una mayor calidad de vida a las personas con enfermedades raras de la Región de Murcia.