Las ETT atinan en la selección de personal para encontrar el perfil ideal

Dos trabajadores realizan su actividad en una conservera./LV
Dos trabajadores realizan su actividad en una conservera. / LV

La Región de Murcia es la tercera comunidad autónoma con mayor número de contratos de puesta a disposición

B. M. P.MURCIA

Cubrir una vacante con el profesional que mejor cumpla con dicho perfil es la misión de las empresas de trabajo temporal (ETT), que actúan como puente entre las firmas que solicitan mano de obra y el personal contratado. Esta fórmula solventa los picos circunstanciales de producción en las compañías, ya que muchas optan por ampliar la plantilla de modo puntual debido al exceso de pedidos o acumulación de tareas. Se trata de un modelo laboral atractivo para quienes prefieren trabajar en periodos concretos mientras terminan sus estudios o lo compaginan con otra actividad.

Las empresas de trabajo temporal murcianas gestionaron 375.025 contratos laborales en los nueve primeros meses de 2017, una cifra que sitúa a la Región como la tercera comunidad con mayor número de contratos de puesta a disposición, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Al mismo tiempo, también ocupa la tercera plaza dentro de las autonomías donde mayor aumento de contratos de esta naturaleza se firmaron de enero a septiembre, respecto al mismo periodo del año anterior.

Según el perfil que muestran los datos estadísticos, tres de cada cinco contratos en ese periodo se hicieron a hombres y la mayoría tenía entre 20 y 44 años. En total, el 78% era de nacionalidad española.

El candidato más solicitado es el de un hombre entre 20 y 44 años La industria de la manufactura es la que más recurre a esta fórmula

El sector que más recurrió a las ETT fue el de la industria manufacturera: el 29,1% de los contratos de puesta en disposición se concentraron en esta actividad, seguida de la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, con el 17,8% del total. Les pisaron los talones el transporte, almacenamiento, hostelería y comercio, que siguen en buena forma. La tendencia, sostienen los expertos, continuará imparable con el paso de los años.

Las ofertas de trabajo temporal aumentan en periodos clave como la Navidad, la Semana Santa y el verano. Por tanto, las personas con referencias pueden optar más rápido al puesto, ya que en muchos casos supone un ahorro en formación y, sobre todo, en tiempo para las empresas, debido a que tanto su adaptación como su rendimiento pueden ser más rápidos que los de alguien que empieza desde cero. Igualmente, de estos trabajadores también se conocen sus actuaciones frente a algunas situaciones límite.

Aun así, el principal problema de cualquier negocio a la hora de buscar empleados radica en la selección. En ese momento entran en juego las ETT, que cuentan con la confianza de las entidades para las tareas de recursos humanos, dado que tienen amplias bases de datos con las que reducen el proceso y las malas elecciones, filtrando los candidatos más idóneos para las vacantes. Se trata de una función muy valorada cuando hay que cubrir un puesto para un periodo de tiempo breve que surge por un hecho inesperado, como puede ser una baja laboral.

Por todos es sabido que la crisis garbilló las plantillas hasta dejarlas muy ajustadas. A día de hoy, los empresarios aún se muestran reticentes a contratar de forma indefinida ante el temor de lo que pueda venir, por lo que las ETT son la solución más efectiva para ir aumentando progresivamente el número de empleados.

Sin embargo, la temporalidad se asocia a desprotección, dado que los temporales cobran una indemnización de 12 días por año trabajado al término de su contrato, frente a una indemnización por despido improcedente de 33 días por año y un tope de 24 mensualidades (20 días y una anualidad en caso de despido objetivo procedente).

Más

 

Fotos

Vídeos