Aromais, la tradición del jamón curado para comercios y familias de hoy

SuperHam es la última apuesta de la empresa. /Aromais
SuperHam es la última apuesta de la empresa. / Aromais

Se ha convertido en un referente del sector agroalimentario, poniendo en valor las costumbres y la elaboración artesana

L. MARTÍN.cartagena

El abuelo Benito decía que para hacer un jamón excepcional había que aplicar la cantidad exacta de sal, aire y paciencia. Y con estos ingredientes, a los que se añaden altas dosis de ilusión, amor por el oficio y por la tradición, Aromais ha conseguido convertirse en un referente en el sector agroalimentario con su forma de elaborar jamón. «Tiene que haber un equilibrio entre la sal y la paciencia, así como la selección de la mejor materia prima. A partir de aquí nos encontramos con un producto excelente, con mucha dedicación con un gran equipo de trabajo», afirma Alejandro Muñoz, director general de Aromais.

Fue en 1986 cuando la segunda generación de la familia abrió el primer espacio dedicado a la artesanía del jamón, elaborando este producto 'premium' con las técnicas más artesanales. En todos estos años, ha defendido sus costumbres y tradiciones, como una familia que piensa que los buenos momentos, acompañados con un buen jamón, se convierten en momentos inolvidables, momentos de disfrutar. «Cuando vas a una casa, si vas con jamón, tienes abiertas las puertas», afirma el director general de Aromais.

Aromais, manteniendo la tradición del jamón curado, ha invertido mucho en su propia tecnología para conseguir un producto homogéneo en el tiempo, un jamón más saludable al que denominan SuperHam. Su gran avance es que se trata de un jamón reducido en sal y reconocido por la Fundación Española del Corazón, destinado tanto al comercio como las familias de hoy.

Ha creado el SuperHam, un nuevo producto reducido en sal

La empresa se ubica en Cartagena, y es por eso que ha recibido el reconocimiento de COEC en la categoría de Agroalimentario. No solo aporta tradición en su labor, ya que el proceso de salazón es herencia romana, sino que aporta trabajo a la Comarca, empleando a más de 50 trabajadores directos. Además, visualiza este producto a nivel internacional, ya que exporta a más de 30 países, y viajan a ferias de Japón, Hong Kong, Korea, Singapur, Canadá, Mexico y toda Europa.

«Para la gran familia Aromais, este reconocimiento significa mucho, porque es una empresa familiar, capaz de integrar un gran equipo, con una tradición unida a una tecnología, un continuo esfuerzo en ser mejores. Este reconocimiento quiere decir que estamos en el camino y que debemos seguir esforzándonos porque lo estamos haciendo bien. Sin duda, un reconocimiento a todo el equipo que formamos Aromais», concluye Alejandro Muñoz.