Anpier inicia el IV Camino del Sol para reclamar una transición energética justa

Imagen de la jornada final del Camino del Sol que se clausuró en Murcia en 2017.
/Anpier
Imagen de la jornada final del Camino del Sol que se clausuró en Murcia en 2017. / Anpier

Durante dos meses, la asociación realizará actos por todo el país para trasladar a todos los agentes sociales las urgencias en esta materia

NE.Murcia

Anpier, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, inicia el día 24 de septiembre su IV edición del Camino del Sol para exigir por toda la geografía española una transición energética justa, seguridad jurídica para los productores fotovoltaicos y la democratización de la generación energética a través de cualquiera de las modalidades de producción que ofrece la tecnología fotovoltaica.

Durante dos meses se sucederán actos por toda la geografía española con el eslogan 'Por una transición energética justa: seguridad jurídica, sí y ahora', que concluirán el 16 de noviembre con un multitudinario acto en la ciudad de Toledo. Su meta es trasladar a la ciudadanía, a los productores fotovoltaicos, a los medios de comunicación, a los políticos y a los responsables de todas las administraciones autonómicas las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos.

Durante este Camino del Sol 2019, se escuchará la voz de las 60.000 familias españolas que destinaron sus ahorros e hipotecaron sus bienes para apoyar el desarrollo de un nuevo modelo energético en España solicitado por el propio Estado.

En las jornadas técnicas que se realizarán, se informará de la situación del marco regulatorio actual y de la incertidumbre en cuanto a la actualización de la retribución para los siguientes periodos regulatorios.

Con este Camino del Sol, se pretende comunicar la importancia e impulsar el cambio del modelo energético, trasladar la convicción de la necesidad de distribuir la propiedad de las instalaciones de generación, reclamar la compensación del daño causado a las familias que destinaron sus bienes al desarrollo de este modelo energético, intentando solucionar el daño moral y el quebranto económico, así como trasladar a la sociedad y al sector productor todo el asesoramiento necesario.

Anpier alertará también de la gravedad que supone la destrucción del colectivo de pioneros de la fotovoltaica a través del actual marco retributivo, «que queda todavía más en evidencia a la vista del rosario de laudos arbitrales del Banco Mundial que condenan al Estado español a indemnizar a los inversores internacionales por la arbitrariedad del daño económico que han debido soportar, en los que se demuestra que la reforma enmascaraba la destrucción de las iniciativas renovables», concluyen desde Anpier.