El turismo rural se consolida en la Región

Moratalla, cubierta de blanco por la última nevada, es uno de los destinos más demandados por murcianos y turistas. Vicente Vicens/AGM
/
Moratalla, cubierta de blanco por la última nevada, es uno de los destinos más demandados por murcianos y turistas. Vicente Vicens/AGM

B.MAESTRE. MURCIA

Alejado del concepto de sol y playa, el turismo rural sorprende a quienes lo descubren. La generosidad del campo proporciona multitud de actividades para combatir el estrés y respirar aire puro, entre ellas: el senderismo, el descenso del río Segura, el ciclismo, la escalada y el enoturismo. En esa apasionante experiencia de sentir los latidos de la naturaleza, los visitantes pueden hospedarse en los 148 alojamientos y 2.210 plazas que dispone la Región, donde 5.657 turistas se acercaron en noviembre para estar en contacto con el medioambiente, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ante el dulce momento que atraviesa el sector, los propietarios de estos establecimientos vuelven a respirar al notar cómo resurge el negocio, que tanto sufrió los años duros de la crisis.

Así, el oeste de Cartagena atesora numerosas perlas naturales: amplios campos de almendros y algarrobos, la especie protegida del Garbancillo de Tallante, rutas senderistas, pastores con sus rebaños y antiguos caseríos. Además, las playas de El Portús, La Azohía e Isla Plana y la proximidad a la ciudad portuaria sitúan a esta zona como destino de ensueño para disfrutar en la mejor compañía. Parejas, familias y grupos de amigos aprovechan los fines de semana, periodos vacacionales o cualquier acontecimiento, como cumpleaños, despedidas de solteros o convivencias, para acercarse y contemplar todos sus atractivos.

En Los Puertos de Santa Bárbara y el paraje de Las Casas del Nene, en Tallante, junto a la Rambla del Cañar, María José Martínez dispone de seis viviendas. Todas disponen de una serie de servicios para hacer la estancia más confortable, como chimeneas, patios con barbacoa, wifi y piscina. De hecho, en su complejo de Los Puertos de Santa Bárbara, una de las cuatro casas, la más acogedora, cuenta con una bañera de hidromasaje para relajarse y dar rienda suelta a la imaginación. Mientras que las dos de Tallante, una es para diez personas y otra para seis, pueden utilizarse como si fuera solo una, porque ambas se comunican por una puerta interior.

Esta emprendedora comenzó su negocio, Las Casas Rurales La Nieta del Gasero, en 2006 y, hasta la fecha, el balance ha registrado resultados discontinuos. «Los primeros años fueron buenos; luego, con la crisis, la gente contrataba menos días; y desde finales de 2014 hemos notado una mejoría», confiesa.

La temporada alta en la zona es en verano, cuando castellanoleoneses, madrileños y catalanes bajan a Cartagena a conocer el clima del Sureste. Los murcianos y alicantinos prefieren los puentes y los fines de semana. Por el contrario, en enero y febrero desciende la demanda «porque los clientes buscan sitios nevados», y Martínez aprovecha esos meses para realizar reformas de gran envergadura: reparar imperfecciones y pintar paredes, entre otros.

El destino por excelencia en la Región para una escapada rural es el municipio de Moratalla, porque, con sus espectaculares paisajes, conquista al visitante y enamora al oriundo. En invierno, cuando comienzan a caer los primeros copos de nieve, los turistas acuden al Noroeste a tirarse bolas, hacer muñecos y fotografiarse con el manto blanco. Pero la temporada alta se vive en los meses de julio y agosto, los puentes y la Nochevieja.

Durante esas fechas, el complejo El Salero se llena de familias con niños y grupos de amigos para disfrutar de la tranquilidad, belleza y atractivos del entorno, como las rutas senderistas, las pinturas rupestres y las Cuevas de Zaén, sin olvidar su proximidad al Pico Remolcadores y a Caravaca de la Cruz, de actualidad por su Año Jubilar. Ocho de cada diez clientes proceden de otros puntos de la Región y de la provincia de Alicante, quienes, tras pasar unos días en este enclave de Moratalla, regresan a sus casas con una alta sensación de bienestar.

Antonia María Martínez y su hermano dirigen este negocio familiar, fundado por su padre en el paraje de las Salinas del Zacatín en 1997, que consta de cuatro casas totalmente equipadas (incluso cunas y grifos de cerveza), con hasta 28 plazas y rehabilitadas para transmitir el encanto de antiguo cortijo. El esplendor del lugar se completa con unas instalaciones que se prestan al entretenimiento: campos de fútbol, vóley y minigolf, cabaña infantil, columpios, piscina... y este verano el complejo abrirá una segunda, pero de agua salada, cuyo nacimiento se localiza en la cabecera de un pequeño barranco de la Sierra del Pendón. Insiste Martínez que es beneficiosa para quienes padecen problemas dermatológicos, reumatológicos y respiratorios, entre otros.

Del parque inmobiliario rural de España, la Región de Murcia es, junto con Huesca, la provincia más económica para alquilar un alojamiento de esta naturaleza, con 21 euros por persona y noche, según un informe del portal Clubrural, especializado en la promoción de este segmento turístico en España y Portugal. Le pisan muy de cerca Salamanca, Palencia, Córdoba y Jaén con 22 euros. El 42,60% de los establecimientos tiene unas tarifas que oscilan entre los 20 y 30 euros de media, aunque destinos como Menorca, Mallorca e Ibiza presentan cantidades muy superiores: 49, 52 y 76 euros, respectivamente.

Del estudio, que analiza más de 13.000 casas y hoteles rurales, también se desprende que Murcia (94,86%) repite como la comunidad que más alojamientos completos (otra opción es por habitaciones) pone a disposición del viajero, seguida de Castilla y León, Navarra, Islas Canarias y Andalucía. En cuanto al alquiler parcial, Vizcaya, Guipúzcoa y Ourense se alzan como los destinos preferidos para más de la mitad de los turistas. Pero, a nivel general, es Castilla y León la que tiene más establecimientos rurales, concretamente dos de cada diez.

Tanto la oferta como la demanda apuestan por las casas de dos plazas, ideales para parejas y matrimonios que buscan la intimidad de una escapada romántica. Por su parte, las que disponen de capacidad para hasta diez personas, muy solicitadas por familias con niños y grupos de amigos, ocupan la segunda posición de ambas listas.

El auge de este segmento turístico se reflejó el pasado noviembre con el repunte del 0,9% en las pernoctaciones, con una duración de 2,2 días de media. En estos alojamientos se ocupan el 10,7% de las plazas, con un descenso del 0,8% respecto al mismo mes del ejercicio anterior. Eso sí, el grado de ocupación en fines de semana se sitúa en el 27,8%, con un aumento del 1,6%. No obstante, sigue siendo un sector estacional, ya que la estancia en la Región en noviembre fue de 1,92 días de media. Así, los profesionales luchan, mediante promociones y otras medidas, levantar un negocio que resurge con fuerza ante el creciente interés de murcianos y visitantes.

 

Fotos

Vídeos