Club Náutico Mar Menor, a la vanguardia del deporte de la vela

Las instalaciones de la escuela de vela y los regatistas Rafa de la Hoz, Ramón Illán, Maribel Sivera y José Manuel Ruiz. J. M. FALGAS/
Las instalaciones de la escuela de vela y los regatistas Rafa de la Hoz, Ramón Illán, Maribel Sivera y José Manuel Ruiz. J. M. FALGAS

B. MAESTRE. LOS ALCÁZARES

Por numerosos factores, el Club Náutico Mar Menor es actualmente uno de los mejores clubes para los amantes del deporte de la vela. Dispone de unas instalaciones acondicionadas, unos equipos modernos con unos monitores e instructores cualificados, así como un programa interactivo de actividades con el que fomentar el mayor número de disciplinas. El CNMARMENOR mantiene durante todo el año la escuela de vela para la práctica de este deporte a nivel infantil, además de otras competiciones en el resto de categorías.

También realiza regatas anuales, destacando el Trofeo Carabela de Plata. Potencia además a un equipo formado por chicas y chicos los cuales compiten en campeonatos regiones, nacionales e internacionales. Desarrolla unas iniciativas de cooperación en regatas benéficas con asociaciones de la Región con el fin de entregar a éstas los fondos recaudados en las inscripciones de los barcos que participan. Se han celebrado ya doce ediciones de una gran regata a beneficio de Astrapace y siete de otra también muy solidaria como es la del Turrón, en la cual se recogen alimentos para donar a Cáritas de Los Alcázares. Durante los meses de verano, este club organiza una serie de actividades para los socios, familiares y amigos, como son fiestas temáticas (ibicencas y hawaianas, entre otras). Actuaciones musicales diversas durante las noches de los sábados en la terraza del club, teniendo como telón de fondo el Mar Menor.

Entre los proyectos que el club náutico tiene pendiente desarrollar, está la construcción de un pantalán de vela adaptada que facilite la navegación a las personas con discapacidad. Además de una reforma integral en la dársena deportiva e incluida la escuela de vela. Estas obras de mejora se realizarán con el objetivo de renovar la concesión e incluyen la sustitución de las instalaciones de luz, agua, aseos y un pañol multifuncional en la zona dedicada a la vela.

El CNMARMENOR es un punto neurálgico por su gran potencial. Su sede social se encuentra en un balneario de madera completamente restaurado, con solárium, sala multiusos, restaurante y cafetería. La escuela de vela, por su parte, dispone de dos amplias rampas de madera, tres pañoles para guardar el material y gran espacio para que participen más de un centenar de barcos en las regatas que se organizan. Estas son de la clase Optimist, Láser 4.7, Radial y 420.

El principal compromiso para el CNMARMENOR es promover el deporte náutico, apoyar a la cantera de todas las categorías y organizar campeonatos en las instalaciones, así como participar en aquellos que se celebren en otros escenarios. El regatista Rafa de la Hoz Tuells, ha obtenido este año la cuarta posición en la Copa España Láser Radial y en 2015 fue subcampeón mundial absoluto de la categoría Láser 4.70 en Medemblick (Holanda). Otro joven representante del citado como es José Manuel Ruiz, se proclamó Campeón del Mundo absoluto en clase 420 en Alemania el año 2014. Este regatista comenzó la pasada temporada su preparación en este club de cara a los siguientes Juegos Olímpicos después de los de Río, junto con Fernando Dávila, en clase 470. Además consiguió el subcampeonato de España y la cuarta plaza en el campeonato de Europa sub 23 en Bourgas (Bulgaria). Además de los dos citados también están Agustín Sosa, tercero en la Copa de España en clase Láser 4.7 y María Martínez Artero, campeona de España en ese mismo campeonato en 2015.

En windsurf, Álex López, consiguió el título mundial categoría sub 13 en Italia el año pasado. En cuanto a Ramón Illán y Maribel Sivera, se proclamaron subcampeones del mundo en Barcelona, clase ORC, formando parte del equipo del barco 'Pez de Abril'.

De la amplia oferta de este club náutico, los usuarios demandan fundamentalmente las clases de iniciación a la vela. Esta actividad se alterna con las clases de bautismo de mar y cursos de iniciación para adultos -quieren adquirir conocimientos antes de comprarse un velero, por ejemplo- y niños. La evolución de los más pequeños es vertiginosa: comienzan con un curso de una semana en el que se dan nociones básicas en un barco, con un instructor a bordo, finalizando el curso manejando ellos solos las embarcaciones Optimist, sobre todo para poner en práctica los conocimientos adquiridos para navegar.