El Auto de Reyes de Churra se traslada al Jardín de la Seda

Un momento de la representación del Auto de Reyes, este domingo, en el Jardín de la Seda de Murcia./Edu Botella / AGM
Un momento de la representación del Auto de Reyes, este domingo, en el Jardín de la Seda de Murcia. / Edu Botella / AGM

Un año más, los vecinos de la pedanía murciana han sido los encargados de dar vida a la tradicional representación

LA VERDADMurcia

El fin de la Navidad en la huerta murciana se celebra con la representación del Auto de Reyes Magos. Una tradición que data de hace siglos y que este domingo volvió a representarse, por primera vez en el Jardín de La Seda de la capital, por parte de la Asociación del Auto de los Reyes Magos de Churra.

«Es una tradición de nuestra huerta, y de las pedanías, que buscamos mantener y difundir acercándola a los vecinos del casco urbano», remarcó el concejal de Cultura y Festejos, Jesús Pacheco, que no faltó a la cita. «Desde el Ayuntamiento, trabajamos para mantener nuestras raíces y darlas a conocer a todos los murcianos y visitantes que estos días disfrutan de la ciudad». En los últimos años solo persisten las obras en algunas pedanías. Estos supervivientes se dejan la piel cada año para que esta parte de la historia no se pierda y los Autos de Reyes sigan siendo el colofón a la apretada agenda de la tradición navideña.

En el Auto de Reyes de Churra, tal y como ocurre en otras pedanías de la huerta, se introduce una pareja de huertanos llamados Jusepe y Rebeca, que representan al pueblo llano y que comentan el paso de la comitiva. Finalmente, en el interior del templo, junto al altar mayor, se representa la parte final, en la que los Reyes adoran al Niño.