El SEPRONA precinta tramos de montes de A Guarda, Pontevedra, por las trampas anti ciclistas

Trampas puestas, no sólo para parar una bici, para hacer daño. Ramas cruzadas en el camino y debajo piedras. Los montes de A Guarda en Pontevedra están plagados. Hace una semana se quitaron, se preparó el terreno porque en unos días hay una competición. Poco después volvieron las trampas. Es incompresible. Maldad gratuita que nadie entiende. Hemos visto trampas con clavos como del medievo, cables de espino o de acero a la altura del cuello. Hay varias teorías, cazadores que no les gusta que les ahuyenten las presas, dueños de fincas que quieren soledad, el caso es que es muy difícil acusara alguien, hay que cogerles en el momento.