Un pueblo contrata detectives privados para perseguir a los que no recogen los excrementos de sus mascotas

En Carbajosa de la Calzada, en Salamanca, hay un problema con las cacas de los perros. Reconocido  el problema, el Ayuntamiento ha aplicado una solución con aire de misterio. Unos detectives vigilan ya quién cumple y quién no con sus mascotas. A algunos les parece exagerado, y algunos ya le han buscado mote guasón: "el detective mojón". Más serias son dos cuestiones: la necesidad de limpieza y la cuantía de las multas. De 300 a 3.000 euros por no seguir el lema del Ayuntamiento: 'No seas gualtrapas, recoge las cacas".-Redacción-