Esquerra se deja cortejar por Sánchez y muestra su «mejor ánimo» para la investidura

La portavoz portavoz de Junts Per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs (c), y la vicepresidenta del PDeCAT, Miriam Nogueras (d)./Efe
La portavoz portavoz de Junts Per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs (c), y la vicepresidenta del PDeCAT, Miriam Nogueras (d). / Efe

El PSOE abandona la idea de una reelección 'blanca' de su líder y defiende que, en todo caso, no quiere el 'sí' de los secesionistas sino su abstención

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE ya no reniega de los socios de la moción de censura. Apenas 48 horas después de haber descartado una legislatura en la que la gobernabilidad «dependa» de los partidos independentistas, la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, ha solicitado hoy abiertamente a Junts per Catalunya y a Esquerra que «no bloqueen» la investidura de Pedro Sánchez, es decir, que se sitúen en la abstención para permitir que el jefe del Ejecutivo en funciones sea elegido en segunda votación con más 'síes' que 'noes'. Y ha encontrado buena disposición por parte de los republicanos.

El portavoz del partido liderado por Oriol Junqueras, el diputado Gabriel Rufián, no ha querido ratificar de manera expresa que facilitará el camino a los socialistas pero sí ha asegurado que está dispuesto a hablar «con el mejor ánimo» y que no se plantea poner «condiciones 'sine qua non'» a un entendimiento, es decir, que no supeditará, por ejemplo, su postura a la celebración de un referéndum de autodeterminación. «Esa -ha dicho sin ligarlo siquiera al voto en la investidura- es nuestra propuesta, lo que esperamos son contrapropuestas».

En un momento durante su comparecencia, es cierto, Rufián sí ha hecho una mención a lo que pueda pasar en el ayuntamiento Barcelona, donde el PSC se dispone a pactar con Ada Colau para impedir que la alcaldía de Ernest Maragall, el candidato de ERC. «Hay que ver qué pasa el sábado», ha dejado caer cuando se le ha pedido que sea más explícito sobre el sentido de su voto. Sin embargo, a continuación ha subrayado que ese aviso no es ningún caso un ultimátum. «Las sogas al cuello son negativas en política y en eso nosotros somos expertos», ha bromeado incluso.

Junts per Catalunya rechaza facilitar el camino a los socialistas y apela a los presos de su formación

En sus nuevas funciones como portavoz, en sustitución del veterano Joan Tardà, el diputado republicano ha abandonado por completo las formas radicales, provocadoras y a menudo ofensivas con las que ganó protagonismo la legislatura pasada. Ahora muestra un perfil moderado y dialogante. Y hasta se ha permitido sermonear a Podemos por tensar la cuerda con los socialistas exigiendo su entrada en el Ejecutivo. «Sus resultados no dan tanto para pedir ministros sino para pedir responsabilidades internas -ha disparado-. La gente está harta, nos pide diálogo y entendimiento«.

«Nosotros -ha insistido- no hemos venido a bloquear la política». Eso sí, ha distinguido entre «el PSOE de Lastra», con el que asegura sentirse cómodo, y el del presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, o el del ministro Josep Borrell, ambos beligerantes con el secesionismo. «No bloquear no significa un cheque en blanco -ha subrayado-. Nos conviene a todos un PSOE valiente que uno que por manifestaciones de los hijos de don Pelayo y Aznar en la plaza de Colón se levante de la mesa del diálogo«.

Además, un día después de que la Abogada del Estado, dependiente del Gobierno, defendiera que el líder de su formación, Oriol Junqueras, pueda salir de prisión para obtener su acta de eurodiputado, en contra del criterio de la Fiscalía, Rufián ha añadido: «Nosotros estamos por sacar las togas de la política«.

«Recorte de derechos»

La posición de Esquerra es distinta de la de JxCat. La portavoz de esta formación, Laura Borràs, ha insistido en que en este momento «no se dan las condiciones» para que su formación se avenga a allanar el camino al líder del PSOE, algo que ya advirtió la semana pasada en la ronda de consultas celebrada por el Rey con los partidos políticos. El hecho de que los diputados procesados en la causa del 1-O, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, hayan sido suspendidos de sus funciones por la Mesa de la Cámara baja (informe de los letrados mediante) es para JxCat un agravio y un «recorte de derechos» inaceptable.

«Nosotros somos los del diálogo, pero necesitamos alguien al otro lado», ha alegado la política secesionista. Aun así, ha recordado que en la práctica los votos de sus tres diputados en prisión preventiva no podrán sumarse al bloque del 'no' y por lo tanto, en la práctica, contarán como abstención; algo que sólo cambiaría en el caso de que los afectados decidieran renunciar a su escaño. En ese caso, su lugar lo ocuparía el siguiente en la lista electoral con la que se presentaron a las elecciones. Pero, por el momento, no existe ninguna intención de dar ese paso.

En las circunstancias actuales, y vista la postura de los partidos con los que se ha ido reuniendo el PSOE esta semana, Sánchez solo podría resultar investido gracias a la abstención de Esquerra, del propio JxCat o de Bildu. Hace unos días se vislumbró una alternativa, que era conseguir al menos la abstención de UPN, que cuenta con dos diputados en la Cámara baja, pero los foralistas navarros sólo estarían dispuestos a facilitar una solución que aísle a los independentistas si los socialistas hacen lo propio en su tierra y frenan la llegada al Gobierno de su secretaria general en la comunidad, María Chivite, sustentada en la abstención de la fuerza que lidera Arnaldo Otegi.

Aunque, en un primer momento, Ferraz dio muestras de estar dispuesto a esa operación, con el paso de los días la ha abandonado. Ahora argumenta que son el PP y Cs quienes les abocan a una fórmula que pase por el independentismo porque, a pesar de que ningún otro candidato podría ser elegido, se niegan a permitir que Sánchez gobierne con su abstención. «Trasladamos nuestra convicción de que un bloqueo no beneficia a nadie -ha justificado Lastra-. España no se para y necesita un Gobierno cuanto antes».