Las mujeres vuelven hoy al trabajo con la convicción de que el cambio es posible

Espectacular ver Cibeles, la calle Alcalá o la Gran Vía llena de mujeres y hombres y teñida de morado. Madrid fue la manifestación más multitudinaria, pero el morado tiñó todas las ciudades. En Vigo las calles se quedaron pequeñas y las mujeres se sintieron orgullosas y emocionadas. Tomar nota también en Valencia, donde las reivindicaciones dejaron un halo de optimismo. Porque las movilizaciones superaron todas las expectativas. Tampoco cabía un alfiler en Sevilla. O en Bilbao, donde la imagen de todos los manifestantes cantando al unísono sobrecogió a todos. Barcelona también paró, con huelga y con otra de las manifestaciones más numerosas. -Redacción-