El movimiento feminista llama a la movilización para combatir las «falacias» contra la igualdad

Integrantes de la Asamblea Feminista de la Región de Murcia, en la Facultad de Letras. / ORM
Integrantes de la Asamblea Feminista de la Región de Murcia, en la Facultad de Letras. / ORM

Convocan una primera concentración en la plaza de Belluga de Murcia para el día 15

D. CHIAPPE / LV MADRID/MURCIA

La Asamblea Feminista de la Región de Murcia se unió ayer a las movilizaciones nacionales convocadas desde Madrid para combatir las «falacias» contra la igualdad, en alusión a las propuestas planteadas inicialmente por Vox en materia de violencia de género y leyes de igualdad a cambio de facilitar el cambio de gobierno en Andalucía. Dos representantes de la citada asamblea, Victoria Molina y Carmen López Aniorte, se turnaron en la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia (UMU) para leer el manifiesto 'Feminismo, ni un paso atrás', y anunciaron la celebración de una primera concentración reivindicativa, que tendrá lugar en la plaza de Belluga, el próximo día 15, a las 19.00 horas. Entre ellas se encontraban Gloria Alarcón (PSOE) y Alicia Morales (Ahora Murcia).

En Madrid, 150 asociaciones feministas hicieron un llamamiento, tanto a «mujeres como a hombres de verdad», para defender las políticas a favor de la igualdad de la mujer, como la de violencia de género. «Hay partidos que tratan de condicionar la acción de gobierno de otros partidos», aseguró Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas. «Llamamos a una movilización continua para decir que las mujeres no vamos a permitir ningún retroceso, y que con nuestros derechos no se mercadea». Desde Andalucía se marcará el calendario de manifestaciones para el resto del país.

La más veterana, Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, clamó: «Amontonan falacias, todo son mentiras, no podemos parar de contarlas. ¿Quieren hacer el favor de creer a las mujeres? ¡Porque lo estamos pagando con nuestras vidas!».

Las representantes feministas trataron de desmontar con datos el discurso contrario a las leyes de igualdad: casi mil mujeres asesinadas desde 2003, por hombres en más del 80% de los casos. «Gracias a la democracia no se condena a nadie sin pruebas y los únicos que deben temer a la ley de violencia de género son los violadores y maltratadores», concluyó Elena Rábade, del Partido Feminista.