Los Mossos creen que hubo órdenes políticas para retrasar su actuación el 1 de Octubre

Malestar entre los Mossos d'Esquadra por el operativo del 1 de Octubre. Decenas de policías de patrulla llamados de urgencia para ayudar a sus compañeros con material antidisturbios obsoleto. Consecuencias de un dispositivo insuficiente, como revela una comunicación interna del cuerpo policial. Superados, los agentes se resguardan en el Parlament y cierran la puerta para evitar el asalto. Al otro lado soportan impotentes cómo la golpean al grito de "ni un paso atrás". Parecen actuaciones a la desesperada, aunque el director de los Mossos lo niega. Sí reconoce que no quisieron cargar hasta el último momento, lo que ha abonado la sospecha de que detrás hubiera una decisión política para evitar estas imágenes en el aniversario del 1-O. Pasó también en la Jefatura de Policía, donde antes de intervenir, los agentes aguantaron estoicamente una lluvia de objetos.-Redacción-