Las mariscadoras en pie de guerra contra los "furtivos de bañador"

Las almejas de las playas gallegas tienen dueño. Son de las mariscadoras que las siembran, las cuidan y las vigilan, especialmente en verano, cuando algunos bañistas aprovechan un día de playa para llevarse marisco que está criando. Algunos hasta se ponen violentos cuando les pillan y otros utilizan a los niños para intentar despistarlas. Ellas les llaman "furtivos de bañador" y durante el verano causan más daño que los furtivos profesionales. Llevarse el marisco es un delito y un problema para la salud porque este marisco no está depurado.-Redacción-