«Julio es el mes que importa y en política las últimas horas suelen ser las más efectivas»

La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, en el Salón Goya del Ministerio de Educación./Virginia Carrasco
La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, en el Salón Goya del Ministerio de Educación. / Virginia Carrasco

Dice que la retirada de Iglesias no garantiza un acuerdo para gobernar con Podemos y avisa de que Sánchez tiene la última palabra sobre sus ministros

IVÁN ORIO

Un retrato de Miguel de Unamuno preside el despacho de la portavoz del Gobierno. Isabel Celaá (Bilbao, 1949) habla de un escenario vertiginoso ante la inminente sesión de investidura y afirma que «en política las últimas horas suelen ser las más efectivas».

-Pedro Sánchez aseguró que el principal escollo para un gobierno de coalición era la eventual presencia de Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros. El líder de Podemos se ha echado a un lado. ¿Qué escenario se abre ahora?

-Se abre una posibilidad más cierta de desbloquear la investidura y de explorar si es posible o no configurar el primer gobierno de coalición de la historia de España.

-¿Por qué se veta a Iglesias?

-No es un veto. El presidente no es una persona de vetos, pero tampoco de aceptar imposiciones. La cuestión es generar un gobierno cohesionado y fuerte y para ello uno necesita tener afinidad con sus miembros. Si bien nos identificamos mucho con Unidas Podemos en algunos asuntos, hay cuestiones de Estado en las que no.

-¿Ha descolocado al PSOE y al presidente el movimiento del secretario general del partido morado?

-Lo cierto es que fue el presidente quien anunció su aceptación de un gobierno de coalición. Fue por tanto quien dio los primeros pasos para llegar a un eventual desbloqueo de la situación. Pero queda mucho recorrido por hacer. No es una tarea fácil hacer un gobierno de coalición del que España todavía no tiene ninguna experiencia. Hay que armonizar muchos factores, hay que sentarse y trabajar. Y sin imposiciones.

-Iglesias ha pedido que no haya más vetos, tener por tanto la potestad de designar a los miembros de Podemos en el Ejecutivo.

-De ninguna manera puede ser así. El presidente es el último responsable de la acción de su Gobierno. Es a él a quien en caso de cualquier eventualidad se le exige la responsabilidad. Por lo tanto, el gobierno lo elegirá el presidente de entre las propuestas que eventualmente le puedan llegar.

-Se habla de Irene Montero, Pablo Echenique, Rafa Mayoral... Sus miradas en políticas de Estado son idénticas a la de Iglesias.

-Nadie que no tenga una lealtad absoluta con la Constitución podrá sentarse en un Consejo de Ministros. Ahora no es momento de hablar de nombres, pero sí de recordar que el presidente ha venido reiterando que las personas que serán sujeto de elección deben contar con un claro perfil técnico para hacerse cargo del ámbito de su competencia.

LAS FRASES

La negociación.
«Es rotundamente falso que haya habido presiones para que Iglesiasno esté en el gobierno»
El próximo gabinete.
«El ejecutivo debe estar cohesionado y para elloel presidente debe tener afinidad con los ministros»
Nuevo escenario.
«Se abre una posibilidad más cierta de desbloquear la investidura y explorar una coalición»
Repetición electoral.
«Hay que resistirse con todas las fuerzas y recorrer todos los caminos para evitar otras elecciones»

-Pero si al final hay un gobierno de coalición, lógicamente los ministros de Unidas Podemos defenderán los postulados de su líder. ¿Cuál sería la diferencia?

-La posición. Si una de esas personas tiene un área de gestión, me imagino que se circunscribirá a ese área más allá de que dé la opinión dentro del Consejo de Ministros.

-Parece que en las conversaciones ha primado el personalismo.

-Unidas Podemos tiene que ser consciente de que el presidente tiene mucho que decir puesto que es el último responsable de ese gobierno. Sólo faltaría que no pudiera dar el OK a los miembros que le proponen. El presidente ha dicho que el 99% del tiempo que ha estado con Iglesias se ha hablado de cuestiones personales, y el programa es muy importante. Aún hay tiempo. En política se hacen muchísimas cosas en las últimas horas, y suelen ser las más efectivas.

-¿Investidura en julio o nada?

- Julio es el mes que importa, porque es el de disponibilidad del presidente del Gobierno. Él no dispone de septiembre. El jefe del Estado le hizo un encargo, que sacara su investidura en julio. Y una España con un gobierno en funciones no tiene la misma fuerza que una España con el gobierno constituido. Se van a producir fenómenos como el Brexit, el 'procés'... Si la investidura no sale ahora, el encargo decae.

Los cimientos

-Se ha producido un giro de 180 grados. ¿Ve más cerca la investidura?

-Trabajamos para que puede haber un desbloqueo de la investidura que dé como resultado el empezar a trabajar por un gobierno. Pero hay que diferenciar. Una cuestión será la investidura y otra será poner las bases y los cimientos para el eventual gobierno que surja de esa investidura. Queda pendiente una tarea de mucha complejidad. La retirada de un escollo no garantiza por sí misma el éxito en el resultado final. Son muchos los elementos que entran en una negociación, y más si es para el primer gobierno de coalición.

-Ha apelado varias veces a la responsabilidad de Estado de PP y Ciudadanos para que faciliten la investidura. Ha dado la sensación de un intento a la desesperada.

-Estamos en un panorama político absolutamente fragmentado y tenemos que trabajar con un artículo 99 de la Constitución que está formulado para un tiempo de mayorías, de bipartidismo más bien. Y ahora no nos resulta funcional. En consecuencia, pedimos a todas las fuerzas políticas que, habida cuenta de que no hay otra alternativa, no se bloquee la investidura si no se quiere paralizar al país. Y eso es lo que le pedimos a PP y Ciudadanos.

-¿Ciudadanos no ha sido nunca la primera opción?

-En campaña dijo 'yo no me voy a acercar jamás al PSOE, ni voy a pactar'. Nosotros no hemos negociado con Ciudadanos. No ha querido ni hablar con nosotros.

-¿Teme que unas nuevas elecciones dividan más a la izquierda y abran la opción de una 'España suma' a la navarra?

-Todos esos riesgos existen. Veo a mi partido con fuerza para abordarlos y superarlos, pero existen y nos gustaría no tener que afrontarlos.